Publicidad

El FBI desbloquea los iPhone de Pensacola y se muestra decepcionado con la "falta de ayuda" de Apple
iPhone

El FBI desbloquea los iPhone de Pensacola y se muestra decepcionado con la "falta de ayuda" de Apple

Publicidad

Publicidad

El FBI ha conseguido acceder a los iPhone del atacante de la base naval de Pensacola, Florida. La agencia federal ha expresado su decepción con Apple por haberse negado a colaborar en su desbloqueo. La compañía ha acusado a la agencia de hacer "declaraciones falsas" con relación a su colaboración, asegurando que el FBI pedía algo que no le podía entregar.

El FBI consigue desbloquear los iPhone del terrorista

William Barr, fiscal general de EEUU

El 6 de diciembre de 2019, Mohammed Saeed Alshamrani, un miembro de las fuerzas aéreas saudíes, presuntamente asesinó a tres militares en la base aérea y naval de Pensacola. El FBI arrancó las investigaciones y dio con dos iPhone utilizados en el ataque, un iPhone 5 y un iPhone 7. Ambos protegidos por un código de bloqueo.

Cinco meses después, el FBI ha conseguido acceder a los terminales. En ellos se han encontrado pruebas que demuestran su asociación con el grupo terrorista al Qaeda. Según la agencia, Alshamrani se habría comunicado con el grupo la noche anterior al ataque, según recoge la CNN. El fiscal general de EEUU, William Barr, se mostró decepcionado con la negativa de Apple a colaborar con los investigadores:

Apple ha tomado una decisión de negocio y de marketing al diseñar sus teléfonos de una forma en que solo el usuario puede desbloquear el contenido sin importar las circunstancias. En casos como este, cuando el usuario es un terrorista, o en casos en que el usuario es un criminal violento, un traficante de personas, un pederasta, la decisión de Apple tiene consecuencias peligrosas para la seguridad del público y la seguridad nacional y, a mi juicio, esto es inaceptable.

En el interior de los iPhone, los investigadores encontraron abundante información sobre los planes de ataque. Entre ellos, un testamento guardado por Alshamrani que fue publicado por al Qaeda reclamando la autoría del atentado.

Apple niega la mayor y desvela que el FBI busca una excusa para debilitar el cifrado

iPhone 7 jet black

La compañía ha estado siguiendo el atentado de Pensacola desde el principio, preparándose para luchar por el cifrado ante las autoridades. Un mes después, la responsable de privacidad en Apple, Jane Horvath, afirmó que lo que el FBI pedía era una puerta trasera para resolver el problema.

Esto es algo que Apple ha rechazado en otras ocasiones. En unas declaraciones dadas a Mark Gurman, Apple dijo:

El ataque terrorista a miembros de las Fuerzas Armadas de EEUU en la base naval y aérea de Pensacola, Florida, fue un acto devastador y retorcido. Apple respondió a las primeras peticiones del FBI apenas unas horas después del ataque el 6 de diciembre de 2019, y continuó dando apoyo a las fueras policiales durante su investigación. Proporcionamos cada información que teníamos disponible, incluyendo copias de seguridad en iCloud, información de la cuenta y datos de transacciones entre diferentes cuentas, dando apoyo técnico y de investigación continuo para el FBI en las oficinas de Jacksonville, Pensacola y Nueva York desde hace meses.

En este y en muchos miles de casos más, seguimos trabajando contrarreloj con el FBI y otros investigadores para mantener a los americanos a salvo y traer a los criminales ante la justicia. Como la orgullosa compañía americana que somos, consideramos que apoyar a las fuerzas del orden es nuestra responsabilidad. Las falsedades hechas sobre nuestra compañía son una excusa para debilitar el cifrado y otras medidas de seguridad que protegen a millones de usuarios así como nuestra seguridad nacional.

Debido a que nos tomamos nuestra responsabilidad en la seguridad nacional muy en serio, no creemos en la creación de una puerta trasera, una que haría que cada dispositivo fuera vulnerable frente a actores maliciosos que amenazan nuestra seguridad nacional y la seguridad de los datos de nuestros clientes. No existe tal cosa como una puerta trasera para los buenos, y el pueblo americano no tiene que escoger entre un cifrado débil y una investigación efectiva.

Los clientes cuentan con que Apple mantendrá su información segura y una forma en que hacemos eso es mediante un cifrado robusto a lo largo de nuestros dispositivos y servidores. Vendemos el mismo iPhone en todo el mundo, no almacenamos los códigos de desbloqueo de los clientes y no tenemos la capacidad de desbloquear dispositivos protegidos con código. En los centros de datos, desplegamos protecciones de seguridad fuertes en forma de hardware y software para mantener la información a salvo y asegurar que no hay puertas traseras en nuestros sistemas. Todas estas prácticas se aplican de igual forma en nuestras operaciones en los países de todo el mundo.

El FBI no es la única agencia que busca debilitar el cifrado con la excusa de luchar contra la delincuencia. Otros como el MI5, el servicio de inteligencia de interior británico, también pedía un acceso excepcional a mensajes cifrados. Apple sigue defendiendo un cifrado completo argumentando en ocasiones que las puertas traseras serían el equivalente de un "cáncer en forma de software".

El principal argumento es que si las agencias tienen ese acceso especial, nada impide que otros actores maliciosos roben esa herramienta. Como de hecho ocurrió con el conocido software de GrayShift hace un tiempo.

Temas

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios