Publicidad

Funciones literalmente vitales: la llamada de emergencia de un iPhone salva a una chica de una agresión sexual

Funciones literalmente vitales: la llamada de emergencia de un iPhone salva a una chica de una agresión sexual
6 comentarios

Publicidad

Publicidad

Hace dos días, en la ciudad estadounidense de Virginia Beach, una chica que ha preferido mantener su nombre en el anonimato estaba paseando cerca de la playa. De repente, un hombre que no despertaba sospecha alguna se acercó a ella explicándole que había perdido su iPhone en la arena de la playa, y le pidió utilizar su teléfono para poder localizarlo mediante la función Buscar de iCloud.

La tarea era simple, ya que la muchacha también tenía un iPhone y por lo tanto sólo bastaba con iniciar sesión en la aplicación 'Buscar' con la ID de Apple del desafortunado hombre. Pero cuando nuestra protagonista vio cómo ese hombre era incapaz de utilizar la interfaz de iOS, pensó que era casi imposible que tuviera un iPhone. Efectivamente, la situación era mucho peor de lo que pensaba.

La ventaja de tener la llamada de emergencia activada

Ems

La intención real del hombre era engañar a la chica para lo que de momento se considera un intento de agresión sexual. Decidió recuperar su iPhone y echar a correr en busca de ayuda, pero el hombre la placó y le tapó la boca para evitar que sus gritos de ayuda fueran escuchados por alguien.

Afortunadamente, la chica tenía activada la función para llamar a los servicios de emergencia sin tener que desbloquear el iPhone. Y como ya hemos explicado en otros casos, cinco pulsaciones en el botón de encendido/bloqueo inician una llamada automática a los servicios de emergencia. O eso, o mantener pulsados los botones de bloqueo y el de reducir el volumen durante unos segundos. Puedes verlo en este tutorial:

Muy inteligentemente, la chica suplicó al agresor que no le ahogara. De este modo, la persona que estaba escuchando al otro lado de la llamada pudo determinar que estaba en la playa, utilizando las coordenadas del teléfono para enviar ahí a la policía. El agresor intentó huir en cuanto vio a las autoridades, pero fue finalmente arrestado poco después.

La astucia y los nervios de acero de la anónima fueron clave, pero desde luego esto también es otro ejemplo más de cómo una simple función de emergencia que solemos ignorar puede salvarnos la vida.

Imagen | Nicolas Henderson

Temas

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios