Más rumores apuntan a un retraso del Apple Watch por su complejo rediseño y nuevo sensor de presión sanguínea
Rumores

Más rumores apuntan a un retraso del Apple Watch por su complejo rediseño y nuevo sensor de presión sanguínea

Mientras esperamos las invitaciones al evento de presentación de los iPhone 13 y de los Apple Watch Series 7 parece que estos últimos están experimentando retrasos. Según recogen en Nikkei Asia y en Bloomberg la complejidad del rediseño de estos relojes así como la inclusión de un sensor de presión sanguínea está ocasionando dificultades en su fabricación.

Un rediseño más complejo de lo que aparenta

El nuevo Apple Watch Series 7 representará el primer rediseño, pasando por alto el aumento de tamaño del Apple Watch Series 4, desde que se lanzó el Apple Watch original. Un rediseño con bordes cuadrados, pantalla plana y varios cambios internos que, según parece, están ocasionando retrasos en las cadenas de producción. Nikkei expone lo siguiente:

La producción del próximo Apple Watch se ha retrasado en gran parte debido a los complicados diseños del nuevo smartwatch, según ha sabido Nikkei Asia.
Los fabricantes del Apple Watch 7, como se espera que se llame el dispositivo, comenzaron la producción a pequeña escala la semana pasada, pero se encontraron con problemas críticos para alcanzar un rendimiento de producción satisfactorio, según dijeron varias personas familiarizadas con la situación.
Tres fuentes dijeron que la decepcionante calidad actual de la producción podría atribuirse a la complejidad del diseño, que es significativamente diferente al de las generaciones anteriores del reloj, y los ensambladores encontraron problemas a la hora de ensamblar los módulos electrónicos, los componentes y las pantallas.
Aanxd3d Img

Apple suele dar comienzo a la fabricación, tanto del iPhone como del Apple Watch, en agosto. Las pruebas desde la misma cadena de montaje se realizan antes, pero la fabricación a máximo rendimiento, en masa, empieza mucho más tarde de lo que cabría esperar. El principal motivo de ello es que prácticamente cada año un cambio en el diseño obliga a reestructurar el proceso de fabricación.

Ya sean nuevos acabados, nuevos materiales o directamente nuevos diseños todo ello debe de poder fabricarse a gran escala. Ajustar esta fabricación de forma que los procesos sean eficientes y la calidad del resultado la esperada es una tarea titánica, especialmente si tenemos en cuenta la dimensión de la cadena de suministros de Apple.

Un posible retraso que no tiene que afectar necesariamente a la fecha de presentación, aunque sí a la de disponibilidad.

Desde Nikkei reflejan que la producción del nuevo Apple Watch está, de hecho, en pausa. Mientras, afirman que el nuevo reloj contará con un sensor de medición de presión sanguínea.

Como resultado, la producción del nuevo reloj se ha detenido temporalmente mientras Apple y sus proveedores intentan resolver los problemas y certificar más los diseños antes de pasar a la producción en masa, dijeron cuatro personas.
El próximo Apple Watch incluirá nuevas funciones, como la medición de la presión sanguínea, dijeron, lo que significa que la producción implica encajar un mayor número de componentes en un cuerpo de tamaño similar. El nuevo producto también debe cumplir con los requisitos de resistencia al agua, lo que aumenta los desafíos de ingeniería y producción, dijeron las personas.

Desde su lanzamiento Apple ha presentado los Apple Watch junto a los iPhone. Más allá del reajuste de calendario que tuvo lugar el año pasado debido a la situación sanitaria, llamaría la atención que este año hubiera semejante cambio. Lo cierto es que Apple bien podría anunciar el Apple Watch y posponer una o dos semanas la apertura de las reservas y la llegada a tiendas. En unas semanas deberíamos, por suerte, salir de dudas

Temas
Inicio