Las cifras de la industria musical en EEUU apoyan un Apple Music de pago (y no gratuito)
Servicios Apple

Las cifras de la industria musical en EEUU apoyan un Apple Music de pago (y no gratuito)

Al contrario de lo que parecía, la música en streaming de pago se ha impuesto a la versión gratuita. Y ha sucedido en los últimos cinco años, en un tiempo en el que la versión premium de Spotify y Apple Music se han alzado como los líderes del sector. Las cifras de la RIAA, la Recording Industry Association of America, apuntalan los servicios de pago en contraposición a los modelos gratuitos con anuncios en su último informe.

Música de pago vs gratuito con anuncios: el triunfo de las suscripciones

En el sitio web de la RIAA han colgado un gráfico interactivo mostrando los ingresos del sector musical en EEUU en función del formato en que se publican. La evolución puede verse aquí:

Riaa

Desde 1973 hasta 2020, aquí vemos las diferentes idas y venidas de los distintos formatos de música. Desde el vinilo y el 8-track al crecimiento del casete, el advenimiento del CD y su pico en 2001, la debacle del pirateo (no representado), las descargas de pago de álbumes y singles (suponemos que iTunes) y finalmente las suscripciones de pago capitaneadas por Spotify. Incluso podemos ver el resurgir del vinilo, ahí arriba del todo.

En otro informe de la RIAA vemos que hay 75,5 millones de suscripciones de pago en EEUU, generando 7.009 millones de dólares. El streaming soportado con anuncios genera 1.183 millones de dólares. El total junto con otras fuentes de ingresos en streaming son 10.074 millones, por lo que los servicios de pago suponen alrededor del 70% de todos los ingresos.

Sobre el conjunto completo de ingresos (formato físico y digital), estamos hablando de que en 2020 se generaron 12.153 millones de dólares. Por lo que las suscripciones suponen un 57,7% y las de anuncios solo un 9,7%. En otras palabras: sea cual sea la "tarta" de ingresos que midamos, el streaming digital de pago siempre es el líder.

El negocio de Spotify utiliza la versión gratuita como cebador del premium

Spotify

En el pasado mes de febrero, Spotify divulgó las cifras de su último trimestre del año 2020. Sin zambullirnos demasiado profundo en sus números, un vistazo rápido nos enseña otras variables fundamentales para saber qué está pasando en la industria musical:

  • Usuarios premium: 155 millones.
  • Usuarios gratuitos: 199 millones.
  • Ingresos premium: 1.887 millones de euros.
  • Ingresos gratuitos: 281 millones de euros.

Es decir, que las suscripciones de pago suponen un 87% del negocio de Spotify y los anuncios tan solo un 13%. Todo ello, a pesar de que hay más de la mitad de usuarios en el modo gratuito. Otros cálculos que podemos hacer es el ARPU (ingresos medios por usuario): 12,17 euros por trimestre del usuario premium y 1,41 euros por usuario gratuito.

El apartado gratuito de Spotify no es una gran fuente de ingresos, su única función es empujar a sus usuarios a la versión de pago

Tal y como ha reconocido Spotify en otras ocasiones, su servicio gratuito únicamente sirve para cebar usuarios al segmento premium. No es un gran driver de ingresos ni crecimiento. Su sola misión es convencer a los usuarios gratuitos de adoptar una de sus suscripciones de pago.

Un Apple Music de pago como única vía para contribuir a un ecosistema sano

Apple Music

El negocio del streaming no es rentable. Al menos en su concepción actual. Y lo demuestran las mismas cifras financieras de Spotify, donde en el Q4 de 2020 que hemos visto tuvo unas pérdidas de 69 millones de euros. Está a punto de llegar al break even, pero no consigue alcanzarlo. Para añadir más complejidad, Spotify espera una pérdida de entre 200 y 300 millones de euros en todo 2021.

Apple Music no cuenta con la presión de ser rentable, dado que no es, ni de lejos, la principal fuente de ingresos de la firma de Cupertino. La semana pasada vimos cómo la directora senior de Apple Music en Reino Unido afirmaba lo siguiente:

No creemos que un servicio con publicidad pueda generar suficientes ingresos para mantener un ecosistema general saludable. Además, iría en contra de nuestros valores fundamentales de privacidad.

Introducir una modalidad gratuita en Apple Music no ayudaría a hacerlo rentable. Más bien al contrario, ahondaría en un modelo de anuncios que no encaja culturalmente en la empresa. Apple ya ofrece periodos de prueba gratuitos y limitados, que a todas luces es suficiente: según Statista, ambos servicios están más o menos empatados en usuarios en EEUU. No depender de sus ingresos además permite a Apple el lujo de poder enfocarse en el ecosistema musical en su conjunto.

Spotify no es rentable ahora mismo y no tiene visos de conseguirlo en el corto o medio plazo

Hace un par de años, los artistas protestaron por los escasos royalties que reciben por su música en servicios en streaming, dándose de baja en Spotify y apuntándose a Apple Music. Los de Cupertino estaban a favor de subir un 44% los pagos a artistas en un plazo de cinco años, algo que Spotify, Google, Amazon y Sirius XM rechazaron (para Spotify sería muy complicado de afrontar la subida, como hemos visto).

Spotify fue el pionero en lo que se ha convertido la principal fuente de ingresos de la música. Mientras que para los suecos puede tener sentido una modalidad gratuita con anuncios, para empujar el servicio premium, a otros como Apple no tanto. No solo por términos financieros, sino también por tener un ecosistema musical en buena forma.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio