Cómo y por qué crear una contraseña fuerte para nuestro Apple ID
Tutoriales

Cómo y por qué crear una contraseña fuerte para nuestro Apple ID

Nuestro Apple ID es probablemente la cuenta más importante que tenemos ¿Más que la cuenta bancaria? En cierto modo sí, ya que seguramente tenemos guardada la contraseña de acceso a dicha cuenta en nuestro Apple ID. Así, proteger de forma eficaz nuestra cuenta es de lo más importante y todo empieza con la elección de una buena contraseña, aunque hay más.

Nuestra Apple ID contiene muchísima información. Las contraseñas de todos los servicios y sitios web que utilizamos (que podemos crear utilizando este atajo), notas, fotos, datos de salud, información de tarjetas de crédito y un largo etcétera. Por ello es de suma importancia que protejamos correctamente la cuenta para asegurarnos de que solo nosotros tenemos acceso a la información.

Una contraseña fácil de recordar

Absolutvision 82tpeld0 E4 Unsplash

Una contraseña debe ser segura, evidentemente, pero también fácil de recordar. Cierto, podemos usar un gestor de contraseñas, pero dado que la contraseña del Apple ID nos da acceso al gestor de contraseñas en sí, es necesario que por lo menos esta contraseña la recordemos siempre.

En el equilibrio entre buena seguridad y fácil de recordar la mejor recomendación es utilizar contraseñas largas, largas de verdad, de 57 caracteres, no de ocho. ¿Y cómo creo yo una contraseña así? Muy fácil: seis palabras al azar. Veamos un ejemplo.

2Fly soleado iunnit arcoiris lateralmente iimpresionante!

Esta contraseña tiene un número, una mayúscula y un símbolo. Estos caracteres especiales están distribuidos de forma que sean fáciles de recordar y también fáciles de teclear. No hay números y letras mezclados entre medio de la contraseña que pudieran dar lugar a errores al teclear, ni siquiera hay mayúsculas en palabras intermedias.

Sin contar con las dobles letras, que son opcionales, aunque recomendables, estamos hablando de memorizar seis palabras, todas ellas separadas por un espacio, palabras que además tendrán sentido para nosotros, por lo que esta es una contraseña fuerte y fácil de recordar. Ya hemos cumplido uno de los dos objetivos.

Una contraseña segura, muy segura

Jason Dent 3wpjxh Pirw Unsplash

En cuanto a seguridad, la cosa es de lo más interesante. Es una contraseña de 57 caracteres. Según algunos cálculos, romper una contraseña así requiere 309x10E180 años. Dicho de otro modo, muchas, muchas, muchísimas veces la edad del universo. Claro que con las computadoras cuánticas... puede ser, pero habremos cambiado la contraseña antes de eso.

Fijémonos que en la contraseña mezclamos un par de idiomas, aunque sea solo un poco. Fijémonos también en las dobles letras en la palabra "iunit" (diosa egipcia) y en "impresionante". Por último, hemos añadido algunos caracteres especiales, algo que, sin abusar, mejora la seguridad de la contraseña.

Muchos expertos, incluida la EFF, coinciden en que las contraseñas generadas de esta forma son impresionantemente seguras, pero es que, además, la contraseña no es lo único que protege a nuestra cuenta.

Buenas prácticas, tanto por parte de Apple como nuestra

Captura De Pantalla 2021 01 25 A Las 11 19 18

Una contraseña por fuerte que sea no es sinónimo de una cuenta segura. Hay más cuestiones a tener en cuenta. La primera y más importante es que no digamos la contraseña a nadie, no la utilicemos para ningún otro servicio, no la apuntemos en ninguna nota, ningún trozo de papel, simplemente la memoricemos y nada más.

La segunda es la importancia de la autenticación de doble factor que requiere que se genere un código en uno de nuestros dispositivos para tener acceso a la cuenta. Esto aumenta muy, muy considerablemente la posibilidad de que un desconocido, aunque sepa la contraseña de alguien, no pueda acceder a la cuenta.

Por último hay protecciones invisibles que hacen que el acceso a una Apple ID sea casi imposible. Por ejemplo la limitación de intentos de inicio de sesión. No podemos ir probando contraseñas al azar hasta que demos con una buena, por lo que la gran mayoría de ataques, ya sean de fuerza bruta o de diccionario, son imposibles.

Visto lo visto, una contraseña de seis palabras, fácil de recordar, con un par de números y una mayúscula en su inicio es una contraseña realmente muy, muy segura. Para la mayoría de nosotros cuatro palabras serían, de hecho, suficientes, utilizando seis nos aseguramos una contraseña a prueba de todo. Eso sí, una vez creada asegurémonos de cuidarla, nunca revelarla, en ningún sentido, y de utilizarla en combinación a los otros servicios de protección de nuestro Apple ID.

Temas
Inicio