Compartir
Publicidad
Los adaptadores USB-C de Apple: ¿Una de cal y otra de arena?
Accesorios

Los adaptadores USB-C de Apple: ¿Una de cal y otra de arena?

Publicidad
Publicidad

La llegada de los cables, cargadores y adaptadores USB-C, primero tímidamente con el MacBook de 12 pulgadas y luego ya de forma más decidida con la llegada del nuevo MacBook Pro, sigue levantando debate. La transición a este nuevo estándar va a ser dura, y conllevará el uso de esos adaptadores de otras conexiones al USB-C durante mucho tiempo.

No es algo nuevo desde Apple. Estamos hablando de la compañía responsable de eliminar el floppy, Flash Player y las unidades ópticas de sus máquinas sin despeinarse. Pero esta vez la transición ha sido tan forzada que la compañía ha decidido bajar el precio de los adaptadores y cable para "apaciguar" las quejas. Pero incluso con todo esto, hay quien le ha encontrado un lado muy positivo a esta transición.

El USB-C y su flexibilidad

Cable Usb

Hablamos de Adam Geitgey, quien ha estado probando los nuevos cables y adaptadores USB-C de Apple centrándose en el hecho de que ahora la compañía está usando un estándar. Estándar que también usan muchas otras compañías de la competencia. Y se ha encontrado con ventajas que nadie había comentado hasta ahora.

Como por ejemplo: los adaptadores de corriente USB-C de Apple. Habría que ver si eso es completamente cierto desmontándolo, pero Geitgey afirma que ese adaptador ya no tiene nada que lo haga especial como ocurría con los cargadores MagSafe de los MacBook anteriores. O sea, que equivale un cargador USB-C genérico.

Eso significa que Adam ha sido capaz de cargar smartphones con conexión USB-C con ese mismo cargador del MacBook Pro, y al mismo tiempo ha podido cargar el ordenador con cualquier otro cargador USB-C que tenga suficiente potencia. Coloca como ejemplo adaptadores USB-C para el coche o incluso baterías externas, compradas en Amazon.

El estándar te da la magia, pero el sistema debe permitirlo

Smartphone Ethernet

Pero lo mejor viene cuando se exprime al máximo ese hecho de que USB-C es un estándar. Haciendo uso de esos mismos adaptadores que Apple ha rebajado de precio temporalmente, Adam ha hecho experimentos como usar un adaptador de Ethernet a USB-C conectado a su Nexus 6P (un smartphone que se carga mediante USB-C). Resultado: puede que Adam haya sido el primero en usar un smartphone con conexión a internet por cable.

Más ejemplos. Ese mismo smartphone, usando un adaptador de USB a USB-C, es capaz de funcionar con cualquier teclado genérico que use un USB para conectarse a los ordenadores. ¿Quieres usar una tarjeta SD? Pues ningún problema, adaptador de USB-C a lector de tarjetas y a tirar.

Hay que decirlo todo: eso es posible gracias a que Android aprovecha todo lo que puede ese estándar abierto que es USB-C y no pone límites. En un hipotético futuro en el que los iPhone y/o los iPad usen ese estándar... ¿podríamos tener esa misma flexibilidad? Pues depende de Apple. Depende de si el equipo responsable de iOS decida que el sistema trabaje con ese estándar o imponga ciertas barreras para su uso.

Lo que ha querido demostrar Adam es que la conexión USB-C nos da mucha más libertad de la que creemos

No sería de extrañar que Apple, por ejemplo, impida el uso libre de ese estándar por argumentos tan simples como no querer permitir enchufar un teclado cualquiera al iPhone para fomentar la venta de sus Smart Keyboard y Magic Keyboard. Y es una decisión completamente legítima: Apple es una empresa y mira de maximizar beneficios como hacen todas las otras empresas. Cada una tiene su propia forma de hacerlo.

Pero aún con todo esto, Adam Geitgey nos ha demostrado algo muy importante: por sí sola, la interfaz USB-C nos da mucha más libertad de lo que creemos. Sólo hace falta que la transición ocurra, y entonces nos olvidaremos del USB "tradicional" rápidamente.

Imágenes | Pestoverde, Aaron Yoo
En Applesfera | Los mejores adaptadores y cables USB-C para tu nuevo MacBook

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos