Eric Schmidt de Google asegura que Apple está celosa y carece de innovación

Síguenos

Eric Schmidt Google HTC Android Apple iPhone

Lejos quedan los días en los que Eric Schmidt, ex-consejero delegado de Google, alto directivo de la compañía y antiguo miembro del consejo de administración de Apple hasta su renuncia en 2009 a causa del conflicto de intereses producido tras la entrada de Google en el mundo de la telefonía móvil compitiendo directamente con el iPhone, se deshacía en buenos propósitos y alabanzas con la compañía de Steve Jobs. En su lugar, Schmidt ha optado por entrar a trapo en la batalla legal que la manzana mantiene con HTC desde el año pasado ahora que las tornas parecen estar poniéndose del lado de Apple:

La gran noticia del año pasado ha sido la explosión de los dispositivos Android, y eso lleva a que nuestros competidores respondan. Ya que no están respondiendo con innovación, lo están haciendo con demandas. No hemos hecho nada malo y esas demandas están inspiradas por nuestro éxito.

El punto de vista de Schmidt es tan claro como el de Steve Jobs, el CEO de Apple, quien alla por 2007 durante la presentación del primer iPhone ya anunció que su compañía tenía un producto único, diferente del resto y que como lo sabían, lo habían patentado. El año pasado, Jobs volvía a hacer referencia al asunto al comienzo del litigio con HTC/Android (el motivo por el que Apple ha escogido a HTC como objetivo es que además de ser uno de los principales impulsores de Android, también es uno de los que tienen una cartera de patentes más débil):

Podemos quedarnos sentados viendo como nuestros competidores roban nuestras invenciones patentadas o podemos hacer algo al respecto. Y hemos decidido que vamos a hacer algo al respecto. Creemos que la competencia es saludable pero los competidores deberían crear su propia tecnología, no robar la nuestra.

Patentes

El sector de la telefonía móvil se ha convertido en un campo de batalla en el que las demandas por infringimientos de patentes son el pan nuestro de cada día en un todos contra todos.

No nos corresponde a nosotros decidir quién tiene la razón pero sí que podemos aventurarnos a imaginar cuales son los objetivos y consecuencias directas de este conflicto, y es que Schmidt tiene motivos para estar nervioso. Existe la posibilidad de que Apple desee proteger sus patentes y obligar a fabricantes como HTC o Samsung (con quienes también están en juicio) a que eliminen determinadas características de sus productos, es decir, que Android lo haga; pero lo más probable es que simplemente persigan el mismo objetivo ya alcanzado por Microsoft: si utilizas algo mio, al menos paga por ello.

Microsoft gana cinco veces más dinero con Android que con su propio Windows Phone gracias al acuerdo de patentes que mantiene con algunos de los principales fabricantes de terminales con el sistema operativo móvil de Google, incluyendo a HTC, quien paga religiosamente a la compañía de Redmond cinco dólares por cada teléfono con Android que vende. Apuesto a que el objetivo de Apple es similar: monetizar a la competencia para beneficiarte proporcionalmente de su éxito (vendo, gano, vendes, también gano).

Otro beneficio indirecto para Apple (y sobretodo para Microsoft y por ende, Nokia) es que cuantas más licencias vayan asociadas a los dispositivos con Android, menos atractivos resultarán para determinados fabricantes, frenando su adopción por parte de las compañías ante el miedo de más costes ocultos que reduzcan su margen de beneficios. En vista de la buena salud de las ventas del iPhone y el iPad (duplicando las expectativas de crecimiento del sector) puede que Apple no lo necesite tanto como Microsoft pero definitivamente a nadie le amarga un dulce.

Vía | Genbeta
En Error500 | Las patentes software amenazan a Android y al ecosistema móvil

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios