Compartir
Publicidad

Rascando más allá de la superficie de la convergencia entre tablet y portátil. Surface Pro 3 y el futuro de iOS y OS X

Rascando más allá de la superficie de la convergencia entre tablet y portátil. Surface Pro 3 y el futuro de iOS y OS X
119 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todos andamos hablando de lo mismo estos días tras la presentación del Surface Pro 3 de Microsoft, un tablet con más puntos en común con la experiencia de un portátil que con la propuesta que Apple puso sobre la mesa cuatro años atrás con el iPad. Sí, ambos cuentan con una interfaz táctil, pero esa no es ni de lejos la única característica que el público objetivo de los tablets espera de ellos.

Tienen que ser pequeños, ligeros, sencillos de utilizar y disfrutar de una gran autonomía para que no tengas ni que acordarte de cuando lo cargaste por última vez. Ah, y económicos también. Surface Pro nunca ha cumplido y nunca cumplirá con este criterio. Es más potente y versátil, como un PC, pero a cambio sacrifica todo lo anterior en una batalla que nunca podrá ganar. Sí, cada generación será más ligero, mejorará su autonomía, e incluso puede que sea más económico... pero también lo serán los tablets como el iPad, y así la diferencia seguirá siempre ahí.

Surface Pro no es un tablet, es un portátil disfrazado de tablet

Surface Pro no es un tablet, es un portátil disfrazado de tablet, y lo que Microsoft parece no querer admitir, es que no todos necesitamos eso. La mayoría no necesita Photoshop, ni Office, ni un procesador Core i7 con cuya temperatura y consumo lidiar. La mayoría se basta y sobra con navegar por Internet, leer un libro o echar una partida ocasional a algún juego. Quieren reírse un rato en Facebook, no quedarse hasta las doce de la noche preocupándose por el SICASER.

Coches y camionetas

"Cuando éramos una nació agraria, todos los coches eran camionetas porque eso es lo que necesitas en las granjas", pero los coches terminaron haciéndose más populares conforme crecieron las ciudades. "Los PCs serán como las camionetas. Van a seguir por ahí, pero tan solo uno de cada x personas las necesitará".

Hace cuatro años, Steve Jobs hizo esta analogía mientras hablaba de la era Post-PC y sigue siendo uno de los mejores ejemplos al discutir este tema. Pero no solo sirve para equiparar los tablets a los coches y relegar a los PCs al papel de pura y dura herramienta, también vale como base para una linea de pensamiento paralela: si Surface Pro es un PC, y los PCs siguen teniendo su futuro asegurado, ¿no ha llegado quizás el momento de que Apple ofrezca también una alternativa a esta particular herramienta?

Surface Pro es un producto muy válido, con un mercado distinto al del iPad, sí, pero no por ello despreciable. A fin de cuentas, tenemos el iMac y los MacBook para seguir trabajando como hasta ahora, el Mac Pro con un público mucho más reducido pero aún así interesante, y el iPad en el extremo opuesto para quienes no necesitan ni de lejos tal potencia bruta en términos de hardware y también de software. ¿Hay espacio para algo más?

iPad Pro

Convergencia. iPad Pro contra MacBook Touch

"Viendo el Surface Pro 3 es indiscutible que es mejor que sus versiones anteriores. Sin embargo, nadie quería los modelos anteriores y no veo que ninguna de las cosas que han cambiado en esta versión vayan a cambiar esto."

Jim Dalrymple de The Loop asegura que Surface Pro 3 es "La mejor versión de un producto que nadie quiere". Quizás tenga razón, y quizás parte de la culpa la tenga el inefable Windows 8. Pero, ¿cómo sería la visión de Apple de un tablet estrictamente profesional? ¿Es suficiente con dotar al iPad de una pantalla más grande, una buena funda teclado y soporte para lápiz inteligente o por el contrario funcionaría mejor un MacBook Air con pantalla táctil extraíble?

No tengo la respuesta a estas preguntas, pero sí que estoy bastante seguro de que cualquiera de esos dos caminos es más que posible. Dotar a iOS de una serie de funciones para usuarios avanzados no debería ser un problema particularmente difícil de resolver; especialmente si nos detenemos a pensar en los primeros perfiles que nos vienen a la mente y sus necesidades:

¿Ilustradores y diseñadores? Dales un lápiz a la altura de una Wacom Cintiq y trabaja junto a Adobe para que los usuarios tengan una experiencia sin interrupciones entre iOS y OS X, del trazo en uno al ratón del otro, del lienzo en iOS al Photoshop o Illustrator en 27 pulgadas y viceversa.

¿Periodistas y ejecutivos? El iPad tiene cientos de teclados externos, pero ninguno que haya sido diseñado de la mano del dispositivo como la Type Cover de Surface (con claros paralelismos con la Smart Cover del iPad 2). Eso, el mencionado lápiz, y mejoras en la multitarea cubrirían de sobra el expediente.

¿Es suficiente con dotar al iPad de una pantalla más grande, una buena funda teclado y soporte para lápiz inteligente o por el contrario funcionaría mejor un MacBook Air con pantalla táctil extraíble?

Y así podríamos seguir. ¿Es esto convergencia o especialización? ¿Y lo sería más o menos que tomando el otro desvío? Un OS X táctil no es tampoco ningún disparate. No desde que Mac OS X 10.7 Lion introdujo en 2011 gestos táctiles y las apps a pantalla completa. ¿Habéis visto iPhoto así? Pues avanzad la fecha en el calendario hasta 2014 y quizás OS X 10.10 se marque un triple (diez) con una interfaz que sin renunciar ni por asomo al teclado y el ratón, esté más adaptada que nunca a una pantalla táctil. Si un hack permite hacer funcionar Mavericks en un Surface Pro, ¿qué no sería capaz de hacer Apple?


En Xataka | Surface 3 en busca de la convergencia tablet – portátil imposible

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio