Publicidad

Tres razones por las que todavía no puedo confiar plenamente en iMessage
Aplicaciones iOS

Tres razones por las que todavía no puedo confiar plenamente en iMessage

Publicidad

Publicidad

Si hacéis memoria, hace unos días os conté cómo le doy una oportunidad a Safari cada vez que Apple actualiza OS X. Pues de la misma forma, iMessage siempre recibe algo de mi atención en cuanto Apple le hace un lavado de cara. Y tras probarlo con compañeros y amigos, mis conclusiones son variadas.

Los motivos para usar iMessage son muchos: premios de seguridad, cifrado impenetrable, solapamiento al servicio del SMS tradicional que nos hace ahorrar dinero, mejoras muy atractivas en iOS 8 y OS X Yosemite... pero hay ciertas razones por las que no puedo hacer algo que me encantaría, que es tenerlo como cliente de mensajería principal.

Su configuración todavía es demasiado complicada

iOS 8 y OS X Yosemite han mejorado (y mucho) las capacidades de iMessage, pero a nivel de configuración no ha cambiado nada: tenemos que activarlo en todos los dispositivos por separado, agregar y/o activar todas las formas de contacto disponibles una a una y comprobar que todo esté absolutamente igual en todas partes.

De no ser así, siempre habrá algún dispositivo donde no recibiremos esos mensajes. Sí, se resuelve cofigurándolo bien, pero un gran porcentaje del usuario base no lo hace. Porque no sabe bien cómo hacerlo. Es algo que he visto en infinidad de formaciones que he dado.

Sólo por esos motivos, muchos acaban desistiendo y moviéndose a otras alternativas. Telegram, Hangouts, WhatsApp, Skype... tienen algo en común: inicias sesión y listo. Todo simplemene funciona. Que es casualmente algo de lo que Apple siempre presume con sus productos y servicios.

Los mensajes se distribuyen con lentitud, o no lo hacen

He configurado iMessage en todos los dispositivos. He revisado dicha configuración una y otra vez, he entablado conversaciones con mis contactos... y el problema que arrastra iMessage desde siempre. Los mensajes que me envían esos contactos llegan a un dispositivo, y al resto llegan al cabo de varios minutos o ni siquiera no aparecen.

Eso hace que, cuando estoy en mi mesa de trabajo delante de mi iMac, mi iPhone y mi iPad, alguien me envíe un mensaje por iMessage y me vea obligado a usar sólo uno de esos tres terminales. O usar el iMac, pero leer los mensajes que me llegan al iPhone ya que al ordenador no lo hacen.

No hay forma de disimularlo: esto, a estas alturas, no puede ser.

Abandonarlo no se reduce a un simple "cerrar sesión"

Si te pasas de un iPhone a un terminal de otra plataforma sin desactivar previamente iMessage (cosa que, una vez más, nosotros podemos saberlo de sobra pero el usuario base no), el servicio puede "secuestrar" esos mensajes. Eso ha llevado a Apple a estrenar una web expresamente hecha para resolver este problema.

Una vez más: esto no es la simplicidad y la facilidad de uso que Apple promete. Reogen un punto positivo por estrenar los mensajes de voz y las imágenes que se autoeliminan, pero dejar de usar un protocolo de mensajería no debería suponer más esfuerzo que simplemente dejar de usar su aplicación.

imessage apple sms mensajes

Por supuesto, no estoy diciendo que iMessage sea tremendamente malo: en seguridad puede que sea el mejor. Pero en facilidad de configuración y uso, deja que desear. Y al mismo tiempo, tampoco digo que el resto de protocolos sean la repanocha: WhatsApp sólo se puede usar desde el móvil, Hangouts es lento, Facebook Messenger es demasiado intrusivo y molesto con sus notificaciones... creo que el cliente "menos malo" que estoy usando ahora mismo es Telegram.

Concluyendo, creo que lo que le pasa a iMessage es lo mismo que le pasa a Safari: Apple debería prestar más atención y actualizar más frecuentemente servicios que los usuarios quieren usar de forma intensiva. Ni un navegador puede actualizarse una vez cada año, ni un protocolo de mensajería puede prometerlo todo y en los casos reales dar la mitad.

En Applesfera | "Apple copia a WhatsApp", Jan Koum sube al ring

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Inicio
Compartir