Compartir
Publicidad

Vox llega a su versión 1.0 y sigue siendo un gran reproductor de música: A Fondo

Vox llega a su versión 1.0 y sigue siendo un gran reproductor de música: A Fondo
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Que Vox es un gran reproductor de música no debería ser una sorpresa. Ya hablamos de él en 2009 cuando cambió de nombre de ToolPlayer a su nombre actual, y no ha sido hasta ahora que se ha puesto de largo y lanza su versión 1.0 desde el App Store.

Independientemente de las modificaciones de su interfaz, algunas de las cuales le han sentado muy bien y otras no tanto, ahora se integra perfectamente con la librería de iTunes, pudiendo hacer que sea el reproductor por defecto del audio en nuestro Mac. Con ello ganaremos un programa mucho más liviano para la reproducción de nuestras melodías favoritas, pero también en calidad si vamos a utilizar auriculares para la reproducción de la música gracias a la conversión de estéreo a binaural, seleccionable desde la configuración de Vox.

Opciones de sonido de Vox y comportamiento del motor de reproducción

Vamos a dar un repaso a las principales características de este pequeño reproductor en cuanto a espacio en pantalla se refiere pero grandísimo en cuanto a posibilidades:

  • Reproducción de numerosos formatos de audio, incluyendo FLAC y otros archivos sin pérdida de calidad.
  • Funciona con distintas fuentes de audio, incluyendo la lista de reproducción a medida de Vox, la biblioteca musical de iTunes y radios online.
  • Compatible con LastFM y las estadísticas de reproducción.
  • Búsqueda automática de la información que falta de las canciones a través de MusicBrainz y LastFM.
  • Puede abrir distintos tipos de listas de reproducción como M3U, PLS, XSPF y CUE.
  • El reproductor se puede controlar desde la interfaz principal, menú contextual en el Dock o controles en la barra de menú, y también podemos definir nuestras propias combinaciones de teclado.
  • También podemos usar las teclas de función del teclado, botones de los auriculares y el mando a distancia Apple Remote instalando un panel de preferencias.
Si instalamos un panel de preferencias en el sistema podremos controlar Vox más comodamente
  • Fácil adición de música, podemos reproducirla directamente (sustituyendo a lo que estemos escuchando en ese momento) o crear una lista de reproducción (la música que agregamos se reproducirá a continuación) con tan sólo arrastrar la música a las distintas zonas que aparecen en el reproductor.
Estupenda forma de controlar qué queremos escuchar con tan sólo arrastrar y soltar la canción
  • Ecualizador con preajustes y modos personalizados, crossfade, fade en pausa y reproducción, conversión a formatos 5.1 o 7.1.

  • Podemos ver lo que está sonando en el Dock.

  • Conversión de audio estéreo a binaural utilizando tecnología Bauer DSP (BS2B) si así lo deseamos.

  • Pausa automática de la reproducción si desconectamos los auriculares.

  • Compatible con AirPlay (10.8+) para poder escuchar la música en dispositivos compatibles.

  • Reproducción desde discos de red o dispositivos NAS.

  • Compatible con notificaciones Growl o las notificaciones del sistema.

Eligiendo la salida de audio mientras reproducimos un FLAC de alta calidad

Una de las cosas que más me gustan es que puedo seleccionar la salida de audio desde el propio reproductor, como por ejemplo un DAC USB, dejando el resto de las notificaciones del sistema a otra salida de audio. Vox es un gran reproductor cargado de posibilidades.

Eso no significa que no tenga cosas mejorables, como el ecualizador que es un tanto espartano en cuanto a bandas (10), o el tamaño de la ventana de reproducción. Ahora que iTunes lo hace bien en la ventana minimizada en la que podemos ver la portada del álbum, realmente se echa de menos esta opción en Vox.

Algunas otras opciones, como la posibilidad de modificar la velocidad de reproducción sin variar el tono, por ejemplo para aprender a tocar una canción, han desaparecido de la versión 1.0. El análisis de BPM de la música en reproducción y la posibilidad de exportar las canciones de la lista de reproducción a otro formato se echan mucho de menos. También la posibilidad de aplicar efectos Coreaudio u otros filtros del sistema. A lo mejor en las siguientes versiones podemos contar con ellas.

Si por las razones anteriormente mencionadas preferimos la versión anterior, o tal vez si esta nueva versión no es compatible con nuestro Mac, también podemos descargar una versión anterior desde su web. A ver si otras aplicaciones toman nota.

La reproducción de radio por internet es de pago, 0,89 euros. Aunque no romperemos la banca para utilizar la aplicación sí que es un poco raro que se intente monetizar esta funcionalidad únicamente. Así, no tenemos que pagar nada por el resto de las funciones. Vox es gratuito y deberías tenerlo ya en tu Mac si quieres tener un reproductor de calidad y librarte de la tiranía de iTunes, al menos para hacer sonar tu música. Recomendado.

Más información | Vox

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio