Compartir
Publicidad
Apple y el falso mito de la obsolescencia programada
Apple

Apple y el falso mito de la obsolescencia programada

Publicidad
Publicidad

Desde hace tiempo, una parte de la opinión pública considera que Apple y obsolescencia programada son sinónimos. La idea de que una mega-corporación, la primera en alcanzar una valoración de un billón de dólares en bolsa en la historia, sabotea sus propios productos para obligar a sus usuarios a comprarlos de nuevo, es tentadora. Pero falsa. Veamos el porqué.

Una mayor durabilidad para el iPhone

Tras la presentación de los nuevos Apple Watch Series 4, iPhone XS y iPhone XS Max, Apple hizo un paréntesis antes de llegar al iPhone XR. Lisa Pérez Jackson, vicepresidenta de medio ambiente e iniciativas sociales, fue la encargada de recordarnos un gran objetivo cumplido por Apple. Todas las instalaciones de la compañía funcionan con energía 100% renovable, un hito alcanzado el pasado mes de abril (su intervención comienza en el minuto 1:22:00 en adelante).

Pero no se limitó a recuperar una vieja noticia. Jackson afirmó que el siguiente gran objetivo de Apple era dejar de recurrir a la minería para obtener las materias primas de sus productos. Para conseguir ese objetivo, Apple tendrá que hacer tres cosas:

  1. Hacer que sus productos utilicen materiales reciclados o de procedencias renovables.
  2. Conseguir que sus productos duren el máximo tiempo posible.
  3. Asegurarse de que después de una larga vida, sean reciclados adecuadamente.

Al igual que a Horace Dediu en un excelente artículo, el segundo punto es el que más me llamó la atención cuando vi la keynote por segunda vez. En concreto, Dediu afirma que:

Apple Obsolescencia Programada

Para enfatizar el segundo punto, [Jackson] dijo que Apple busca diseñar y construir productos duraderos que vivan tanto como sea posible. Eso implica tener hardware duradero con software duradero. Señaló que iOS 12 funciona incluso en el iPhone 5s, que tiene ahora cinco años. Como los iPhone duran más tiempo, puedes seguir utilizándolos o entregárselos a alguien que continúe su uso después de que tú renueves [el iPhone por uno nuevo].

La idea es sencilla: si consigo que mis productos duren más gracias a un soporte de software prolongado y a un hardware a prueba del paso del tiempo, disminuyo los desechos que se producen. Un iPhone 5s va a tener seis años de soporte oficial, además de uno o dos años adicionales con soporte de apps. En total, podría vivir alrededor de 7-8 años con un mantenimiento mínimo (cambiar una batería cada 3 años, por ejemplo).

Gracias a esta durabilidad, Apple tiene tiempo para construir su cadena de suministros alrededor de los materiales reaprovechados o reciclados, además de obtenidos de fuentes renovables. Pero esto es un mensaje que no cuadra en la teoría de quienes creen en la obsolescencia programada de Apple.

La obsolescencia programada sería un mal negocio para Apple

Hay ideas que tenemos metidas en la cabeza y que no nos paramos a pensar en si tienen sentido o no. Que Apple acude a la obsolescencia programada de sus productos puede ser una de ellas. "¿Qué otra forma hay de que ganen tanto dinero? Forzosamente tienen que obligar a sus clientes a hacer algo que no quieren".

Sin embargo, esto no es cierto. Sería absurdo para Apple sabotear sus propios productos para que sus clientes compren otros más nuevos y caros. Porque introduces una variable negativa en una decisión que el cliente no esperaba hacer, minando su confianza en el producto. "Si ahora funciona tan mal, ¿no sería el mejor momento de probar otras marcas?"

Si Apple aplicase la obsolescencia programada a sus productos, muchos menos clientes repetirían compra

Y, por el contrario, las encuestas afirman que los índices de satisfacción de los productos de Apple rozan el 100% año tras año. Algunos ejemplos:

Si el cliente está satisfecho, cuando quiera renovar un producto pensará en repetir la marca que le ha gustado. Tendrá menos razones para mirar otras opciones. Como dice Dediu:

Fundamentalmente, Apple apuesta por tener clientes, no por venderles productos.

Es decir, es más valioso cuidar al cliente en sí para que repita experiencia en vez de empujarle hacia productos nuevos y correr el riesgo de que salte a otra marca. Cualquiera que trabaje de cara al público sabe que la confianza es mucho más importante que las transacciones.

El negocio está en el iPhone de las siete vidas

iPhone XR

Como es lógico, además de ser una manera de proteger el medio ambiente, alargar la vida de los productos de Apple es un buen negocio. Tomemos por ejemplo el ya mencionado iPhone 5s. Presentado en 2013, acaba de recibir la actualización de iOS 12.

No sabemos si será la última, pero eso implica que ha pasado por todas estas versiones: iOS 7, iOS 8, iOS 9, iOS 10, iOS 11, iOS 12. Siete versiones completas del sistema operativo, aunque no con todas las funciones. Su ciclo de vida podría ser el siguiente:

  • Primer propietario: comprado nuevo en tienda, está unos tres años en funcionamiento.
  • Segundo propietario: posiblemente un familiar o una venta de segunda mano que le hace un cambio de batería y lo utiliza durante otros dos años.
  • Tercer propietario: el segundo propietario lo entrega a Apple a cambio de un pequeño crédito en su tienda. La compañía lo limpia, restaura y cambia la batería de nuevo para ponerlo en circulación en un mercado emergente. Otro año adicional de vida (puede que varios más, aún no lo sabemos).

En todo este tiempo, ese mismo iPhone ha pasado por tres propietarios. Para Apple eso son tres Apple ID nuevos o, lo que es lo mismo, tres clientes satisfechos. Tres clientes utilizando un iPhone durante más de seis años. Comprando apps, consumiendo servicios como iCloud o Netflix. Generando pequeños ingresos regulares a la compañía.

¿Cuántos años podrán utilizarse los iPhone de la generación actual? ¿8, 10, 12 años?

¿Cuál es mejor estrategia, sabotear tu producto para provocar una renovación que tal vez no se dé o hacer que tus productos pasen por tantos clientes satisfechos como sea posible? Apple lo tiene claro. Con el añadido de que sus objetivos de negocio están alineados con sus esfuerzos por tener un planeta más limpio. La obsolescencia programada de Apple es absurda. No tiene sentido, más allá de las teorías conspiratorias.

En cuanto a soporte y vida útil de sus smartphones y tablets, Apple está sola. Con frecuencia se comparan los iPhone con los Pixel de Google. Pero un rápido vistazo a su política de soporte de actualizaciones de software y seguridad nos da una imagen desoladora. Dos años de soporte de software, tres para parches de seguridad. Menos de la mitad que un iPhone a un precio similar.

Afortunadamente para el medio ambiente, Apple también recoge smartphones de otras marcas en su programa de reciclaje.

En Applesfera | "Pensar que nosotros lo hacemos es una locura": Greg Joswiak sobre la obsolescencia programada en Apple.

Imagen | William Hook.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio