Nuevos chips cada 18 meses, no cada 12: los beneficios que supone ralentizar la agenda de lanzamientos de los Mac
Apple

Nuevos chips cada 18 meses, no cada 12: los beneficios que supone ralentizar la agenda de lanzamientos de los Mac

Estamos acostumbrados a ver cómo Apple renueva sus productos principales a un ritmo anual. El iPhone se presenta cada septiembre al igual que el Apple Watch, los sistemas operativos se presentan en junio y se lanzan en otoño... pero eso, según lo que han podido saber en el Taiwanese Commercial Times, puede cambiar.

Al parecer Apple planea que los chips de sus Mac tengan un ciclo de renovación de 18 meses y no 12. O sea, un año y medio. Eso implicaría que el chip M2 no se presentaría y lanzaría hasta marzo o abril de 2022, justo cuando hay rumores de presentación de un nuevo MacBook Air. Los chips M2 Pro y M2 Max no llegarían hasta primavera de 2023.

Demasiados frentes abiertos en tiempos demasiado complejos: ¿Hora de aminorar la marcha?

Esta decisión (que reiteremos: es un rumor de un medio asiático reflejado por MacRumors) puede haber sido fruto de todo lo ocurrido en años recientes. La pandemia ha complicado el trabajo de todos los equipos de ingenieros en Apple, además que la crisis logística y escasez de componentes ha puesto todavía más piedras en el camino.

Apple ya no fabrica sólo ordenadores: se ha convertido en un conglomerado de productos y servicios y eso debe haber hecho mella en el mantenimiento de sus sistemas

De todos modos, no deberíamos descartar que estos hayan sido los planes iniciales de Apple desde el principio. La comunidad de desarrolladores y usuarios lleva opinando ya un tiempo sobre cómo las actualizaciones de iOS y macOS se han ido haciendo más precipitadas, lo que sugiere que sus desarrolladores tienen cada vez menos tiempo y más presión para poder lanzar nuevas funciones. Apple ya no fabrica sólo ordenadores: se ha convertido en un conglomerado de productos y servicios y eso debe haber hecho mella en el mantenimiento de sus sistemas y aplicaciones. En 2018 ya se hablaba de ese aumento de frecuencia en actualizaciones.

Sirva de ejemplo el doble retraso de Universal Control, una de las novedades estrella de macOS Monterey. Yo mismo comentaba hace un tiempo los beneficios que podríamos tener si Apple dejaba de autoimponerse estos deadlines cada vez más severos y "repartir" su agenda de actualizaciones de software.

Esta posible decisión de dar 18 meses de ciclo de vida a los chips de los Mac puede haber sido consecuencia de demasiadas aglomeraciones de trabajo que la pandemia habría empeorado. Si termina siendo cierta no deberíamos ver el vaso medio vacío: más vida para los Mac significa más tiempo para que los desarrolladores hagan su trabajo. Y eso se debería traducir en actualizaciones de software más estables y seguras.

De momento el ciclo de vida de año y medio para los chips de Apple Silicon coincide con lo que dicen los rumores. Veremos si finalmente es verdad o no cuando haya pasado un tiempo y podamos contrastar calendarios.

Temas
Inicio