¿Apple Watch de aluminio, o de acero? He tenido ambos y esta es mi experiencia con ellos
Apple Watch

¿Apple Watch de aluminio, o de acero? He tenido ambos y esta es mi experiencia con ellos

Mi historia con los Apple Watch se resume en que compré el primer modelo el primer día en que salió a la venta en España, junio de 2015, y ni un solo día he dejado de tener uno en la muñeca desde entonces. En estos más de siete años he tenido todos (hasta el Series 7). El primero y el último, comprados por mí. Los intermedios, como parte de las cesiones a prensa que realiza Apple.

Del Series 0 al Series 5 fueron de aluminio. El Series 6, cesión de Apple, llegó en acero. Y el Series 7, que compré yo mismo para no demorar ante el desabastecimiento sufrido como efecto de la pandemia en 2021 y la escasez de chips que provocó, también fue de acero. Dos años llevo con este material en la muñeca y ya me siento preparado para responder a una pregunta habitual entre algunos compradores del reloj que llegado el momento se plantean si dar el salto: "¿Realmente merece la pena el de acero?"

Solo materiales, pero con matices

Primera premisa: los Apple Watch de acero siempre llevan incorporada la conectividad LTE. Al contrario que los de aluminio, donde es una función opcional y que cuesta un dinero aparte.

Hay dos lecturas para esto. La primera es que para quien no quiere LTE en su reloj, la comparativa debe ser con la versión de aluminio que no lo incluye. La segunda es que para quien sí lo requiere, debe comparar el precio del que sí trae LTE. Así quedaría la tabla de precios del Series 8 con las correas que lo hacen más barato:


41 mm

45 mm

Aluminio

499 €

539 €

aluminio y lte

619 €

659 €

ACERO Y LTE

849 €

899 €

¿Queremos LTE? Entonces el de acero nos estaría costando 230 euros más que el de aluminio si queremos el modelo pequeño, o 240 euros más si queremos el grande. ¿No queremos LTE? Entonces las diferencias suben a 350 y 360 euros respectivamente.

Esta es, ante todo, una elección de estilo y de cómo entendamos un Apple Watch en nuestra vida. Si como nuestro reloj para todo, o como un reloj deportivo sin más

Las diferencias que hay entre ellos, aparte del LTE como opcional o como canónico, se reducen esencialmente a los materiales y el peso. El modelo de aluminio parte de 26 gramos. El de acero, de 42. El mayor peso se nota durante los primeros días, luego se olvida y ni siquiera para hacer deporte me ha resultado molesto. Ese suele ser un temor que he solido escuchar al hablar de este modelo.

El material del cristal también cambia. Mientras que es vidrio reforzado en el caso del de aluminio, en el de acero pasa a ser cristal de zafiro, bastante más resistente.

El acero también es más resistente, pero con una pequeña contrapartida: por física básica, es más duro, pero también se notan más las rayas y microabrasiones. Hay que fijarse de cerca, pero ahí están. No obstante, es un reloj que se puede pulir para que quede como el primer día.

La mayor diferencia que he notado entre ambos es que a la hora de usarlos como un reloj con el que salir vestido con cierta formalidad o para asistir a ciertos eventos, el de acero es mucho más convincente. Si eso es importante o no para usted, querido lector, ya depende de sus prioridades.

Compra un reloj de aluminio si...

  • Lo vas a entender como un reloj principalmente deportivo
  • Solo contemplas usar relojes tradicionales cuando una ocasión requiera cierta etiqueta
  • Es tu primer Apple Watch y no tienes claro si va a ser un producto que te acompañe durante mucho tiempo
  • Requieres alguno de los modelos de colores

Compra un reloj de acero si...

  • Quieres que se convierta en un reloj muy combinable con correas de cierto estilo (milanesa, de piel, de eslabones...)
  • Quieres que sea tu único reloj, incluido el de ocasiones especiales
  • Quieres dar una impresión algo más clásica pese a llevar un reloj inteligente
  • Valoras mucho el resultado estético de los modelos de acero

Con diferencias de precio no inferiores a 230 euros, no recomendaría un modelo de acero a cualquiera. Y menos a alguien que tiene dudas. Un Watch de acero es, sobre todo, para quien lo tiene bastante claro, o al menos una buena predisposición.

Yo en cualquier caso escogí el modelo de acero cuando me tocó pasar por caja tras unos años, y tengo bastante claro que cuando me toque renovarlo, volveré a escoger la misma opción. Al fin y al cabo, el Watch se ha convertido en mi dispositivo favorito y al que más uso le doy. Perfectamente podría ir por la vida con un iPhone de hace un par de generaciones en el bolsillo, pero cuando hablamos de relojes, quiero lo mejor, porque sé que le sacaré partido y apreciaré todas sus bondades.

Apple Watch Series 8 (GPS)

Apple Watch Series 8 (GPS) - Caja de Aluminio en Plata de 41 mm, correa deportiva blanca

Apple Watch Series 8 (GPS + Cellular)

Apple Watch Series 8 (GPS + Cellular) - Caja de Acero Inoxidable en Plata de 45 mm, correa milanesa en plata

Temas
Inicio
Inicio