Compartir
Publicidad
Publicidad
Por qué Apple no va a revelar las cifras de ventas oficiales del Apple Watch (y puede que nunca lo haga)
Apple Watch

Por qué Apple no va a revelar las cifras de ventas oficiales del Apple Watch (y puede que nunca lo haga)

Publicidad
Publicidad

Desde que el Apple Watch salió a la venta, la compañía de Cupertino ha recibido numerosas críticas por no revelar sus ventas oficiales en la presentación de resultados. Una negativa que ha provocado que muchos lo calificasen de fracaso en sus primeros trimestres pero que ahora ha dejado de serlo. Especialmente cuando numerosos contendientes se han caído de la carrera mientras que Apple ha presentado su tercera generación.

Mientras los analistas afirman que las ventas se encuentran en torno a los 22-27 millones de unidades hasta ahora, la compañía mantiene su posición de no divulgarlas. Y eso que es el reloj inteligente más vendido del mundo, también la marca de relojes (inteligentes o no) de mayor facturación del mundo. Esta es la razón por la que Apple podría no dar su brazo a torcer. Tal vez no lo haga nunca.

El secreto está en la curva en forma de S

La curva en forma de S o S-curve en inglés es un concepto económico muy interesante. Aplicado al desarrollo de la tecnología, puede explicarse con el siguiente ejemplo:

Nudos

La gráfica superior muestra una curva S que representa la evolución de la velocidad de los barcos de vela a lo largo de los siglos. Entre el año 1.500 y 1.650, el avance tecnológico en esta materia fue escaso: apenas se aumentó la velocidad de los barcos de vela. Sin embargo, durante los 100 años siguientes se pasó de 6 a los 16 nudos, aproximadamente. Posteriormente y hasta comienzos del siglo XX se produjo un estancamiento en el avance de esta tecnología.

Esta curva puede clasificarse en tres fases: inicio de la tecnología primitiva, explosión de rendimiento y madurez. Al comienzo de esta carrera, los avances son escasos, poco significativos y muy espaciados en el tiempo. Pero, de repente, ocurre una mejora sustancial que posibilita una expansión gigantesca en muy poco tiempo, para después estancarse.

Lo interesante de esta representación es que coincide con las fases de adopción de ciertos productos. En el gráfico superior vemos cómo es la adopción del smartphone en EEUU. Los precursores del iPhone actuaron como productos-experimento para early adopters. El iPhone en 2007 también sirvió a este tipo de usuario hasta que en 2010 el iPhone 4 dio el salto al público mainstream. Para finales de 2017, nos encontramos al comienzo de la madurez de esta tecnología. Lo cual explica la disminución de las ventas en el mercado en su conjunto.

aw

Si vamos un paso más allá, podemos decir que aquí se encuentra la razón de que Apple no divulgue las ventas de su Apple Watch. ¿Por qué? De hacerlo, estaría dando pistas a sus competidores, no sólo del precio medio de sus relojes, sino también del momento de la curva S en que nos encontramos.

Si conociéramos las ventas reales del Apple Watch, conoceríamos la posición en la curva S de este mercado

Volviendo a las gráficas, conociendo el volumen de ventas del Apple Watch cualquiera podría utilizarlas para crear una curva S. Esta información permitiría calcular el momento preciso en el que se va a iniciar la explosión de adopción del smartwatch entre el público. Del cual se puede deducir cuándo sería más conveniente entrar en el mercado y cuándo no.

Viendo la creciente dificultad de numerosas compañías así como la desaparición de competidores, esa información valdría mucho dinero. Conociendo este valor, Apple prefiere guardárselo a pesar de que esto supone poner nerviosos a los inversores y ser el blanco de dudas y predicciones de fracaso.

Querido iPad, contigo empezó todo

iPad

Viéndolo así, es comprensible que la compañía de Cupertino haya decidido retener estos datos para sí misma. Sin embargo, hace unos años cometió el error de dar a conocer las cifras de venta del iPad. Probablemente fuera por la tradición de Steve Jobs de ser transparente en los informes trimestrales. Según mi experiencia analizando estos informes, Apple es la compañía tecnológica que más información revela sobre sus ventas ante los accionistas.

Pocos expertos y periodistas apostaban por el iPad. Nada más llegar al mercado, los clientes decidieron que sería un producto bestial cuyo éxito se veía reflejado en los informes de Apple. Y los competidores tomaron nota con rapidez. Y sacaron sus propios productos, torpes al comienzo, para asentarse en la gama baja después. Aunque esto no fue la razón principal del pinchazo del iPad, ya que ese honor le corresponde a los smartphones de gran diagonal.

El Apple Watch es el reloj de mayor facturación en todo el mundo, por delante de Rolex

Dicho esto, no hay duda de que a Apple se le complicó el panorama con el iPad debido a la información que voluntariamente entregaba y que las firmas de analistas y competidores devoraban con avidez. Retirar esa informacion habría sentado mal entre los inversores y el daño ya estaba hecho. Por lo que Apple también tomó apuntes y aprendió la lección para el siguiente producto: el Apple Watch.

Img 5653

Hace tiempo pensaba que Apple divulgaría las cifras concretas del Apple Watch cuando éstas supusieran una porción significativa de su negocio. O cuando la SEC se lo ordenara (aunque no he encontrado legislación al respecto). Ahora creo que Apple podría combinarlo con otros productos para cumplir y al mismo tiempo enmascarar las ventas reales. Todo por razones competitivas.

En Applesfera | El "fracaso" de las ventas del Apple Watch, un año después.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos