Publicidad

"¿Pero qué demonios?" El día que Steve Jobs se enfadó con una compañía de analytics por revelar el iPad original
General

"¿Pero qué demonios?" El día que Steve Jobs se enfadó con una compañía de analytics por revelar el iPad original

HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

El 1 de junio de 2010 tuvo lugar la conferencia D8 del desaparecido medio All Things Digital, ahora Recode. Steve Jobs era un invitado habitual de esta conferencia, centrada en entrevistar a personas influyentes del mundo tecnológico. Jobs acudió por última vez ese verano, ya que fallecería casi año y medio después.

Sin embargo, nos dejó uno de los capítulos más interesantes sobre su personalidad y liderazgo en momentos difíciles para la compañía. En esta conferencia, una persona del público le hace una pregunta que da pie a que repasemos un trocito de historia: el lanzamiento del iPad original.

Flurry y el descubrimiento del iPad original

Somos realmente ingenuos en estas cosas. Un día leemos en el periódico que una compañía llamada Flurry Analytics ha detectado que tenemos algún tipo de nuevo iPhone y un dispositivo tablet que estamos utilizando en nuestro campus. Pensamos: “¿Pero qué demonios?”.

La forma que tuvieron de detectar esto fue conseguir que los desarrolladores pusieran su software en sus apps. Y ese software está mandando información acerca del dispositivo, geolocalización y otras cosas de vuelta a Flurry. Ningún cliente pidió esto, están violando todas las políticas de privacidad que tenemos con nuestros desarrolladores y nos subimos por las paredes.

Así que dijimos “No, no vamos a permitir esto y encima nos está molestando. Están publicando datos sobre nuestros nuevos productos”.

Esta entrevista se grabó en junio de 2010, el mismo año de la presentación del iPad original. Jobs se está refiriendo a la filtración que realizó Flurry un par de días antes de la presentación del 27 de enero de 2010, aquella en la que desveló el iPad. En aquel entonces recogimos la información en Applesfera:

[Flurry] ha detectado un 'iPhone OS 3.2' en 50 máquinas, todas ellas localizadas en el campus de Apple de Cupertino.

Esto fue posible por lo que cuenta Steve Jobs a Kara Swisher y Walt Mossberg, que Flurry había creado un software de analytics para desarrolladores que le permitía recabar información acerca del propio dispositivo que se descargara una app con ese “paquete”.

Pregunta del público

Apple cambió las normas de la App Store para impedir este tipo de recogida de datos sin el consentimiento del usuario. Un movimiento que coincidía con el lanzamiento de iAd, la plataforma para proporcionar anuncios a desarrolladores. Lo cual dio pie a una teoría conspiratoria acerca de la cual le pregunta ese espectador que propicia la respuesta de Jobs.

El co-fundador de Apple le responde que su intención es evitar que estos datos estropeen sorpresas en sus lanzamientos de productos, al mismo tiempo que consideraba que se debía informar al usuario de estas prácticas. Jobs no cierra la puerta a que en el futuro se pudieran recabar, pero que en ese momento “Apple estaba muy molesta”.

La ingenuidad de Apple en la recogida de datos

Google

Esa ingenuidad que menciona Jobs acerca de lo que se puede conseguir con ciertos datos, propició que un tercero estropease parte de la sorpresa que tenía la compañía preparada. Se desveló la existencia real de hasta 50 tablets, un modelo de iPhone desconocido y la versión de iOS 3.2 que llevaría ese tablet. Lo cual no es una filtración menor.

Este caso recuerda al abuso de los certificados corporativos que hicieron Facebook, Google y otras compañías. También se descubrió que estos certificados estaban siendo utilizados para distribuir versiones de apps piratas. En ambas situaciones se estaba explotando una función que no estaba pensada para ello y sin el conocimiento de Apple.

Aquí se juntan dos cosas: la ingenuidad de Apple en asuntos de datos y la astucia de quienes los tienen como su fuente de ingresos. El cifrado, privacidad diferencial, seguridad y actualizaciones regulares que Apple lleva empujando desde hace años en sus dispositivos han sido grandes avances para el usuario. Pero estos casos demuestran que a la compañía no le vendría mal pensar un poco más como estos devoradores de datos.

Con el empuje que está dando Tim Cook en favor de una normativa en EEUU que proteja la privacidad de sus ciudadanos, no sería extraño que su compañía apriete de nuevo las tuercas a los desarrolladores este WWDC con políticas más estrictas en este sentido.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Inicio
Compartir