Samsung ya lleva cuatro generaciones de móviles plegables y Apple sigue sin rastro de uno. Hay motivos para apoyar esta estrategia
General

Samsung ya lleva cuatro generaciones de móviles plegables y Apple sigue sin rastro de uno. Hay motivos para apoyar esta estrategia

Esta semana ha sido la semana grande de Samsung. La compañía surcoreana ha presentado en sociedad su Galaxy Z Fold 4 y su Galaxy Z Flip 4, que conforman la nueva gama de móviles plegables. Y ya no deberíamos hablar de dispositivos experimentales: se trata de una cuarta generación de móviles que ya disfrutan de cierto perfeccionamiento.

Mientras tanto, en Apple seguimos sin rastro de un móvil plegable. Sí que hay rumores vagos de un futuro lejano con pantallas plegables en tabletas, pero incluso lo poco que sabemos de los iPhone 15 siguen hablando de una pantalla completamente fija. ¿Es eso una mala señal? Pues no, o al menos no del todo.

La edad no importa si aún hay camino que andar

Apple sigue considerando que los móviles plegables tienen varios asuntos a resolver, empezando por la tecnología de su pantalla. Mi compañero Ricardo comentaba en Twitter recientemente cómo en Wallapop había muchos de estos móviles a la venta con algunos defectos en la cubierta de la pantalla plegada, lo que indica un deterioramiento rápido.

Eso produce que el valor de estos móviles descienda rápidamente: en el mismo tuit de Ricardo podemos ver un Galaxy Z Fold 3 del año pasado por 600 euros cuando su precio de venta inicial era de 1.809 euros. En otras palabras, su valor en el mercado de segunda mano va a la baja muy rápido.

El precio de los plegables baja poco a poco, pero siguen siendo terminales de nicho

Y ya que hablamos del precio original de venta, éste sigue bajando desde lo prohibitivo hasta simplemente lo muy caro. El Galaxy Z Fold 4 se venderá por 1.799 euros, 10 euros menos que su predecesor pero bastante dinero menos si tenemos en cuenta la inflación disparadísima respecto a 2021. Sí que es verdad que cada vez se venden más plegables, pero en términos relativos aún es un nicho respecto a toda la industria de móviles.

Y finalmente tenemos el dilema del software. Hay que adaptarlo a la pantalla grande que podemos desplegar en dispositivos como el Z Fold 4, que ahora ha incluido una barra de tareas inferior como si estuviésemos usando un ordenador. Si Samsung ya tiene en cuenta estos detalles, imagínate Apple y su cuidado extremo para adaptar la interfaz a cada uno de sus dispositivos. iOS tendría que tener una versión especial, o incluso habría que lanzar un sistema diferente basado en iOS sólo para ese plegable. Es una cantidad de trabajo enorme.

No es que Apple se haya subido a los laureles: es que en Cupertino se plantearán lanzar un plegable cuando su tecnología y fusión entre el hardware y el sofware convenza. Es muy buena noticia que Samsung ya lleve cuatro generaciones de plegables porque eso significa que la tecnología está mejorando, pero desde Cupertino creen que aún no lo suficiente.

Temas
Inicio
Inicio