Publicidad

Una senadora de EEUU propone romper Apple en dos y separar la App Store
General

Una senadora de EEUU propone romper Apple en dos y separar la App Store

Publicidad

Publicidad

En los últimos años se ha gestado una tormenta legislativa en EEUU que amenaza a su sector tecnológico. Esta tempestad tiene varios frentes abiertos alrededor de la privacidad, amenazas a la democracia y los monopolios. El tercero de ellos es el que acaparó toda la atención la semana pasada a raíz de un artículo publicado por la senadora demócrata y posible candidata a la presidencia en 2020, Elizabeth Warren, donde proponía partir a las grandes tecnológicas en dos.

Aunque no menciona a Apple ni una sola vez en su artículo en Medium y sí lo hace con Facebook, Google y Amazon, posteriormente sí que menciona a la compañía de Cupertino en una entrevista publicada en The Verge. Es por esto que pasamos a analizar las importantes aseveraciones hechas por la senadora, centrándonos en lo que respecta a Apple.

Los dos argumentos principales de Warren: adquisiciones y 'marketplaces'

Facebook

Elizabeth Warren considera que las grandes compañías tecnológicas han limitado la competencia y aparición de alternativas mejores en el mercado. Según la senadora, las leyes antitrust que regulan estas situaciones se han demostrado insuficientes ya que estas empresas "han alcanzado su nivel de dominancia en parte basados en dos estrategias":

  1. La utilización de adquisiciones para limitar la competencia. Pone de ejemplos las compras de WhatsApp e Instagram por parte de Facebook, de diapers.com por Amazon así como Waze y DoubleClick por Google.
  2. La utilización de marketplaces propietarios para limitar la competencia. Un marketplace o mercado es aquel lugar donde los compradores y vendedores realizan sus transacciones. Para Warren, que Amazon venda productos propios en su tienda y que Google priorice los resultados de sus servicios es un conflicto de interés.
La senadora Warren quiere declarar como "plataformas de servicio público" a las empresas que facturen más de 25.000 millones de dólares globales y tengan una plataforma propia

Como consecuencia, Warren propone una legislación mediante la cual toda compañía tecnológica que tenga unos ingresos globales superiores a los 25.000 millones de dólares y que cuenten con uno de estos marketplaces, lugares de intercambio o plataformas serán consideradas "plataformas de servicio público". Estas "plataformas de servicio público" no podrán ser propietarias de la plataforma al mismo tiempo que tienen en propiedad a uno de los participantes en esa plataforma.

El marketplace de Amazon, el intercambio de anuncios de Google y el buscador de Google serían consideradas "plataformas de servicio público" bajo esta ley. Por tanto, el marketplace de Amazon y su marca Basics así como el negocio de intercambio de anuncios de Google, así como sus negocios en el intercambio serían divididos. El buscador de Google también sería separado [de Google].

En el siguiente punto de su artículo, Warren especifica cómo también habría que deshacer varias de las adquisiciones más importantes hechas por Amazon, Facebook y Google. En concreto menciona todas estas:

  • Amazon: Whole Foods (supermercado) y Zappos (calzado).
  • Facebook: WhatsApp (mensajería, red social) e Instagram (red social de fotos).
  • Google: Waze (mapa), Nest (domótica) y DoubleClick (anuncios).

Si Warren llegase a la presidencia de EEUU y ejecutase su plan legislativo, suponiendo que supera los numerosos problemas técnicos de por medio que podrían alterar el espíritu de esta ley, sería un auténtico mazazo para estas compañías. Llegados a este punto cabe preguntarse cómo afecta esto a Apple.

Las adquisiciones de Apple esquivan a Warren

Shazam

Hay una razón por la que Apple no aparece mencionada ni una sola vez en el artículo original de Elizabeth Warren. Aunque esta compañía supera con creces el nivel de ingresos mundiales para que se le aplique la ley propuesta por la senadora, lo cierto es que tan solo entra en uno de los dos problemas expuestos. Tal vez por eso haya decidido dejar a la compañía fuera en su argumentación inicial.

Apple tiene su propio marketplace en forma de App Store, lo cual Warren considera que es un problema. Pero desde Cupertino no cumplen con esa estrategia de adquisiciones que limitan la competencia. Apple siempre ha enfocado sus esfuerzos en comprar pequeñas empresas por su tecnología, patentes o talento. Empresas pequeñas como PullString, Lighthouse IA, Silk Labs o PrimeSense.

Tal vez, las compras que más podrían levantar las sospechas de Warren son Beats y Shazam. Beats fue adquirida en 2014 por 3.000 por su servicio de música en streaming y gama de auriculares. Por aquel entonces, Beats contaba con unos 111.000 suscriptores frente a los millones de Spotify, Pandora, Deezer o iHeartRadio por lo que la adquisición difícilmente puede haber perjudicado a la competencia. En cuanto a Shazam, fue adquirida finalmente en septiembre de 2018, después del visto bueno de la UE.

Resulta difícil pensar en la manera en que la senadora demócrata pueda argumentar que alguna de estas adquisiciones han sido perjudiciales a la competencia. Otra situación sería si Apple hubiera seguido los consejos de tantos que le animaban a comprar Spotify y Netflix en vez de enzarzarse con los planes que acabó ejecutando.

Por tanto, pasemos al siguiente argumento.

Warren quiere dividir a Apple de su App Store

Warren1

Nilay Patel, The Verge: Hubo una compañía que encaja con la descripción pero que no mencionó.

Sen. Warren: Apple. Están dentro.

NP: Quiere romper a Apple también.

SW: Sí.

NP: Fue bastante específica en su manera de romper Google y el resto. ¿Cómo dividiría a Apple?

SW: Apple, tienes que separarla de su App Store. Tiene que ser o uno o el otro. O controlan la plataforma o juegan en la tienda. No pueden hacer lo mismo. Por tanto, es la misma noción.

Resulta cuando menos llamativo que Warren mencionase numerosas veces a Facebook, Google y Amazon en su propuesta y que se dejase fuera a Apple cuando según su criterio, también encaja. Da la impresión de que la idea de añadir a Apple sucedió sobre la marcha. Pero dejemos este detalle a un lado.

App Store

Más adelante de la entrevista, Elizabeth Warren deja claro cuál es el problema para ella entre Apple y la App Store:

Si controlas la plataforma donde otros vienen a vender, entonces tú no puedes vender tus propios ítems en la plataforma porque tienes dos ventajas comparativas. Uno, has absorbido toda la información de cada vendedor y comprador antes de hacer una decisión sobre lo que vas a vender. Y dos, tienes la capacidad, porque controlas la plataforma, de poner tu producto antes que el de cualquier otro.

Al leer esto, es inevitable pensar que si el problema para Warren es que algunas apps de Apple se distribuyan aún mediante la App Store (por ejemplo, Soporte Técnico o Shazam), la solución es evidente: que esas apps pasen a estar incluidas de serie en todos sus dispositivos. Ya sucedió esto con la suite iWork (Pages, Numbers y Keynote) y con la suite iLife (Garage Band y iMovie), aunque lo cierto es que quedan pocas que no vengan ya de serie.

Lo cierto es que esta propuesta no tiene mucho sentido aplicarla con Apple. No es una compañía que devore datos al nivel que hacen Facebook, Google o Amazon. No ha propiciado la difusión de fake news realizadas por una potencia extranjera rival con el fin de, presuntamente, influir en unas elecciones democráticas. Tampoco ha adquirido a competidores significativos para dejar al resto fuera de combate.

La propuesta de la senadora Warren suena bien en teoría (mejorar la competencia y asegurar las mismas oportunidades a las empresas), pero en cuanto desciendes a su aplicación práctica en el caso de Apple aparecen las complicaciones y contradicciones. Y el resultado de su aplicación dista mucho de ser positivo para el usuario final o la propia competencia.

Todo este debate es distinto del que se está dando acerca de las comisiones de Apple en su App Store. Unas cantidades que algunos competidores como Spotify consideran excesivas. Ahí sí que los de Cupertino se enfrentan a una demanda en un caso conocido como Apple Inc. v. Pepper.

Imágenes | Edward Kimmel y Marc Nozell.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Inicio
Compartir