Compartir
Publicidad
Más aranceles: la nueva ronda supondría un 14% de aumento en el precio del iPhone en EEUU según los analistas
iPhone

Más aranceles: la nueva ronda supondría un 14% de aumento en el precio del iPhone en EEUU según los analistas

Publicidad
Publicidad

EEUU y China se encuentran inmersos en una guerra comercial en sus respectivas importaciones. La administración Trump está preparándose para activar nuevos aranceles en bienes chinos importados y valorados en 300.000 millones de dólares. Se trata de un listado de bienes que hasta ahora se habían visto exentos de ser gravados y entre los que podrían afectar a algunos componentes del iPhone.

J.P. Morgan estima necesaria una subida del 14% en el precio del iPhone en EEUU

iPhone

Estimamos una subida de precio del 14% necesaria para absorber el impacto de unos aranceles del 25%, manteniendo los márgenes de todos los participantes en la cadena de suministro.

Así se expresaba el banco J.P. Morgan en una nota a clientes recogida por CNBC. Según esta nota, el banco de inversión ha estimado que los costes de componentes del iPhone afectados supondrían una subida del precio de 1.000 dólares hasta los 1.142 dólares en el caso del iPhone XS.

Estos aranceles impactan únicamente a bienes importados desde China a EEUU, por lo que el resto de mercados internacionales no se ven afectados. La estimación que hace J.P. Morgan se hace dando por hecho que, llegado el caso, Apple decidiera contrarrestar el arancel vía subida de precios. Y que, además, lo hiciese por sí sola y sin repercutir al menos una parte a sus proveedores. Lo cual parece una probabilidad remota.

Bank of America Merrill Lynch también se ha apuntado a hacer su propio análisis. Este banco ha pensado que mover toda la producción del iPhone a EEUU supondría un incremento del 20% en el precio del terminal, siempre que el 100% de la producción se trasladase al país (algunos modelos de iPhone no se ensamblan en China).

Esta solución es bastante más radical y compleja que la anterior, ya que afectaría a las ventas mundiales de iPhone y no solo a las que se importan a EEUU. De nuevo, suponiendo que esa subida se repercute íntegramente al precio final y no entre los diferentes proveedores.

Un juego que también es político

Política

La imposición de aranceles a las importaciones chinas y estadounidenses llevan varios episodios a sus espaldas. En el círculo tecnológico, los expertos daban por hecho que Apple sería una de las empresas más afectadas, debido a que gran parte de su cadena de suministros se encuentra en China.

Sin embargo, esos aranceles nunca han llegado a afectar a las importaciones de la manzana mordida de manera significativa. ¿Por qué?

La razón se encuentra en que Tim Cook ha tenido una estrecha relación con La Casa Blanca y, más concretamente, con el mismo Presidente Donald Trump. Según publicaba Politico hace unos meses (el artículo merece la pena leerlo al completo):

Tim Cook aranceles iPhone EEUU

En EEUU, Cook ha conseguido establecer relaciones directas con Trump, incluso cuando las políticas de inmigración y sus comentarios sobre minorías hechos por el presidente han asustado a otros ejecutivos progresistas de Silicon Valley. Y en China, Cook, que sabe un poco de mandarín, ha cultivado relaciones con gobierno y ejecutivos durante sus frecuentes visitas al país donde Apple tiene una cadena de suministros que soporta 3 millones de trabajos.

En el mismo artículo afirman que Tim Cook es el líder tecnológico mejor posicionado para tratar con ambas partes en el conflicto comercial. En los últimos meses, el CEO de Apple se ha reunido con responsables de ambos países, consiguiendo que los aranceles no afectasen a los productos electrónicos, más que conseguir un trato de favor exclusivo para sus productos.

Así, en la tanda de aranceles de septiembre figuraban los altavoces bluetooth y relojes inteligentes en un principio. Algo que habría afectado a todos los productos en estas categorías, incluyendo el HomePod y Apple Watch. Cook consiguió que finalmente estas categorías fueran excluidas de la lista final.

Los aranceles de esta nueva tanda entrarían en vigor a finales de junio. Queda aún por ver si la electrónica de consumo entrará de una forma significativa en la versión final de la ley o si Cook conseguirá, una vez más, esquivarlo. Algo que beneficiaría a todas las marcas además de a la suya y probablemente a los bolsillos de los clientes.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio