Compartir
Publicidad
Apple, tienes un gran problema con la experiencia de usuario y lo sabes
iTunes

Apple, tienes un gran problema con la experiencia de usuario y lo sabes

Publicidad
Publicidad

El lanzamiento de Apple Music era algo que esperaba con muchas ganas. Hacía tiempo que había dejado de pagar por Spotify ya que su interfaz para gestionar contenido local era confusa, y "aguantaba" con Google Play Music y iTunes mientras esperaba a que en Cupertino presentasen su apuesta por la música en streaming.

Tenía claro, además, que tarde o temprano iba a pagar de nuevo esos 10 euros mensuales por un servicio de este tipo. Una vez lo has probado ya no hay vuelta atrás, y sólo quieres volver a tener esa comodidad. Confiaba en que Apple Music iba a ser la mejor apuesta para hacer ese pago... pero ahora mismo dudo que lo haga.

Apple Music: cuando algo falla por su modo de uso

Applemusic

Apple Music tiene muchas cosas buenas. Por primera vez en un servicio de streaming, las listas de reproducción que se recomiendan tienen sentido. Se nota que están hechas por personas y no por algoritmos, y desde la primera canción consiguen engancharme. Además, quitando algunas pocas excepciones, las novedades que me recomiendan también me resultan atractivas.

Además de calidad hay cantidad: hay docenas de apartados y subapartados en las listas que elaboran los profesionales de Apple Music, y en cada uno de esos subapartados hay decenas de listas de reproducción. Dicho de forma rápida, hay chicha y de la buena.

Ahora mismo me niego en rotundo a usar Apple Music

Pero hoy por hoy me niego rotundamente a usar Apple Music. ¿Por qué? Por su interfaz. Por su experiencia de uso. Nada más empezar, mi librería se fue a iCloud de una forma que no se explica nada bien. Mis listas de reproducción quedaron duplicadas. Cualquier cambio que hacía desde un dispositivo no se reflejaba en los otros. O sí que lo hacía, pero tarde y mal.

Sólo hay que ver el proceso de registro de Apple Music, que UserOnboard resume en... 85 pasos. Es diabólicamente complicado, como si alguien hubiera pensado en cómo confundir al usuario deliberadamente. De hecho, un servidor acabó tan confundido intentando crearse su propia biblioteca musical que decidió empezar de cero borrándolo todo. Pues ni con esas: los cambios no se reflejan en el resto de terminales y la música sigue "atrapada" en iCloud pudiendo restaurar las canciones.

Itunes Match

No es una queja del estilo "como no lo entiendo, me enfado". Es una crítica fruto de haber perdido la paciencia con algo que la competencia hace mucho mejor. Demasiado mejor. No puede ser que tras un año de preparativos y con casi 200.000 millones de dólares en efectivo detrás, el resultado haya sido esto.

Mientras tanto, en Google Music All Access no hago más que confirmar mis temores: busco una canción desde la web del servicio. La encuentro y añado a mi librería de la nube y en una lista de reproducción. Abro la aplicación del iPhone. Ahí está. La descargo para escucharla offline. Bingo, es así de fácil. Ah, y ahí también ha llegado AC/DC. Ah, y también puedo controlar la reproducción desde mi Apple Watch. Los ejecutivos de Mountain View tienen que estar partiéndose de risa.

La gota que colma el vaso en las interfaces de Apple

Mac Photo App Osx Hero

Lo peor es que esto no hace más que evidenciar y confirmar que Apple definitivamente tiene un problema muy grande con las interfaces y las experiencias de usuario desde hace unos años. Era excusable hace cinco años, pero ahora ya no hay excusa.

Apple Maps empezó tan mal que tuvieron que disculparse. Configurar correctamente iCloud es una odisea para el usuario base. iCloud Drive es inexplicablemente confuso y ni en iOS 9 entienden que hay que superar a Dropbox. La promesa de simplificar experiencias con el cambio de iPhoto a Fotos para Mac ha resultado ser exactamente a la inversa: ahora el usuario está mucho más confundido. Lo compruebo de primera mano en mis sesiones de formación, y veo cómo poco a pocos mis alumnos se pasan a servicios alternativos. La excusa de nosotros defendemos la privacidad deja de tener validez con fallos tan garrafales.

Me cuesta decirlo, pero en términos de uso y de interfaz Apple Music es un completo desastre

Y ahora, esto. Me duele mucho decirlo, pero desde el punto de vista del uso y de la interfaz Apple Music es a día de hoy un auténtico desastre. Hacía muchos años que no abandonaba un servicio a los dos días de uso con tal nivel de desconcierto y decepción. Porque su contenido y sus recomendaciones son las mejores, sin duda, pero es como si Apple me hubiera dado el mejor Ferrari del mundo con el motor más potente para luego quitarme el acelerador, el freno y el volante para reemplazarlos con un manillar de bicicleta y unos pedales.

Ya no se puede maquillar, Apple tiene que cambiar radicalmente su interfaz. Y no sólo en Apple Music: en muchas más cosas. En hardware la compañía es brillante y tiene mi completa confianza, pero en software y servicios suspenden. Poco a poco, mi iPhone se va llenando cada vez más de servicios de terceros.

Necesitamos un cambio, y lo necesitamos ya

Apple Design

Estos días se ha confirmado el ascenso de Jonathan Ive al puesto de Chief Design Officer, haciendo que Richard Howarth pase a ser el vicepresidente de diseño industrial y Alan Dye sea el nuevo vicepresidente de diseño en interfaz de usuario. En éste último recae la enorme responsabilidad de poner a los equipos de diseño y usabilidad de Apple Patas arriba.

O el cambio es radical, o en el futuro seguiremos teniendo estas decepciones. Es imposible defender lo que ya es indefendible: o Apple se pone las pilas y hace cambios urgentes y radicales en sus equipos de diseño, o el futuro van a ser iPhones en los que sólo se usen aplicaciones de Google, Microsoft y otras compañías.

En Applesfera | Estas son las primeras impresiones de quienes ya han utilizado Apple Music

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio