La cuenta de invitado de macOS está dejando de tener sentido: estas son mis razones para creerlo
macOS

La cuenta de invitado de macOS está dejando de tener sentido: estas son mis razones para creerlo

Desde tiempos inmemoriales, macOS ha tenido la opción de arrancar con una cuenta de usuario invitado. Gracias a ella podíamos prestar el Mac a alguien que necesitara usarlo durante un momento, garantizando que nuestros archivos estaban fuera de su acceso. Pero en 2022 esta cuenta de invitado ha dejado de tener utilidad. Y en cierto modo, la propia Apple también lo ha admitido de forma discreta.

Todos tenemos nuestro ordenador a mano, siempre y en cualquier lugar

Me atrevo a decir esto porque las versiones más recientes de macOS como Monterey tienen esa cuenta de invitado desactivada por defecto, cuando durante muchos años en el pasado era justo al revés. ¿A qué se puede deber este cambio discreto? Creo que hay varias razones.

En primer lugar, la cuenta de invitado nació en una época en la que acceder a un dispositivo era mucho más difícil. Lo único que había eran los ordenadores de sobremesa y portátiles, y llevar un portátil en nuestra mochila no era algo demasiado común. Por lo tanto, era normal que en casa de algún amigo o familiar pidiésemos usar el ordenador en caso de alguna pequeña urgencia.

Pero a día de hoy todos llevamos un iPhone en el bolsillo (o cualquier otro smartphone). Un iPhone que está permanentemente conectado a internet, capaz de acceder a páginas web o a servicios vía aplicaciones. Y ya no digamos si a eso añadimos el iPad que podamos llevar encima en ese momento. Ya no necesitamos pedir prestado el ordenador a nadie, porque siempre llevamos uno encima.

La gran mayoría de situaciones que requieran usar el Mac de un amigo pueden cubrirse con el modo incógnito de un navegador

En segundo lugar, y en caso de que aún así pidamos el uso de un ordenador (a lo mejor queremos la comodidad de una pantalla grande y un teclado físico), la gran mayoría de situaciones se pueden cubrir con el modo de navegación privado de Safari, Chrome o Firefox. En cuanto cierras esa ventana de navegación privada, todos los datos y credenciales que has usado en ella desaparecen. Ni tú tocas lo que tiene tu amigo en su ordenador, ni él se queda con rastros de lo que hayas hecho tu en él.

A día de hoy la cuenta de invitado de macOS puede definirse precisamente como un "modo privado" del sistema, en el que todo lo que haces desaparece nada más cerrar sesión y no tienes acceso a funciones de administrador como instalar programas o cambiar la configuración. Y como todo queda en el navegador, es incluso redundante.

Por último, muchos usuarios de las generaciones más jóvenes no han usado nunca esta cuenta de invitado. Para ellos es una función que pasa desapercibida y ni se molestan en aprender qué es. Entre esto y que Apple ya no la activa por defecto, suena a algo que tiene los días contados. Al menos como función que esté visible para el usuario final.

Es por eso que no me extrañaría ver como el modo de invitado acaba por desaparecer en alguna futura versión de macOS. Puede que no lo haga totalmente, pero sí se oculte o limite de algún modo. No tiene demasiado sentido mantener una función que nadie utiliza y que no puede ni siquiera ligarse a sincronizaciones de servicios integrados en una nube.

Temas
Inicio
Inicio