Compartir
Publicidad
Comprar un MacBook Air de 2014 en 2019: ventajas e inconvenientes de hacerlo
Mac portátil

Comprar un MacBook Air de 2014 en 2019: ventajas e inconvenientes de hacerlo

Publicidad
Publicidad

Hace aún relativamente poco tiempo que Apple atajó la sequía de actualizaciones de su portátil más popular: el MacBook Air. El nuevo modelo con pantalla retina y mayor rendimiento busca convertirse en el nuevo insignia de las ventas de ordenadores de Apple, heredando ese título de "el Mac más querido por la gente" que el modelo anterior consiguió en el pasado.

Pero hay un dilema: ese modelo antiguo se sigue vendiendo a un precio más bajo, 1.105,59 euros (en Media Markt tienen el modelo básico por 949 euros), mientras que el nuevo MacBook Air cuesta 1.349 euros. Y eso hace que aunque llevemos años de críticas acerca del hardware anticuado del antiguo MacBook Air, éste aún se siga vendiendo bastante aún hoy. Así que de la misma forma con la que ya nos hicimos esta pregunta con el iPhone SE, ahora nos cuestionamos: ¿tiene sentido comprarse un MacBook Air de 2014 en 2019?

El antiguo MacBook Air aún tiene algunos usos... pero muy pocos

La respuesta breve que prevalece a toda argumentación de detalles es la de siempre: depende. Cada persona tiene sus necesidades, y por lo tanto hay que mirar cada caso personal con calma. Pero siempre vale la pena poner una serie de pautas encima de la mesa, para ayudar a que en cada uno de esos casos personales se tome una buena decisión.

El primer motivo para comprarse un MacBook Air de 2014 a día de hoy es claro: su precio. Es el portátil más barato de Apple, pudiéndolo comprar incluso por menos de 1.000 euros dependiendo de si conseguimos entrar en alguna promoción especial que tengan algunos distribuidores autorizados. Para estudiantes que sólo necesiten gestionar documentos

El MacBook Air de 2014 es también el último ordenador portátil con puertos USB clásicos. Ese punto puede convertirlo en un ordenador adecuado para aquél usuario que tenga muchos discos duros con ese puerto, con las necesidades de tener un Mac como un simple gestor portátil de "almacenes de datos" como comentaba recientemente en otro artículo sobre qué hacer con un Mac cuando has hecho una transición completa a iOS.

El MacBook Air puede ser el último estertor para aquellos que aún no quieren adoptar el nuevo estándar USB-C

Y viendo cómo hay rumores que afirman que los próximos iPhone aún conservarán esos cables USB-A y adaptadores clásicos, quizás ese MacBook Air también pueda servir como Mac que almacene localmente las copias de seguridad de varios dispositivos iOS de una misma familia cuando la compra de un Mac portátil sea absolutamente necesaria. Otro uso derivado es como almacén provisional de fotografías: nada como incluir este MacBook Air en el equipaje de vacaciones para que se pueda utilizar como almacén de fotografías provisional.

De todos modos, la compra de este MacBook Air incluye ciertos riesgos que todos aquellos que estéis considerando su compra para ahorrar algo de dinero. Su hardware de 2014 hace que el portátil pueda dejar de ser compatible con las próximas versiones de macOS que Apple vaya a lanzar este año o el próximo, y hay que recordar que la inclusión de productos de Apple en la lista oficial de obsoletos se produce automáticamente cinco años después de su comercialización. Y eso, en el caso del MacBook Air de 2014, es un tiempo de vida muy corto.

Adaptadores

Además, la parte de la conexión USB clásica puede solucionarse de forma muy sencilla con simples adaptadores, a la venta por muy poco dinero en tiendas como Amazon (AUKEY tiene un juego de dos adaptadores por apenas siete euros). Con eso resuelves de un plumazo la compatibilidad de tus discos duros externos más antiguos con la era moderna de los puertos USB-C.

Por lo tanto, y viendo cómo evoluciona la tendencia de los ordenadores hacia esas interfaces USB-C más modernas, lo que más puedo recomendar ahora mismo es (incluso cuando tengas necesidades muy básicas) ir a por la generación actual del MacBook Air. Quedarse con la generación antigua puede representar un ahorro, pero en muy poco tiempo puedes acabar viendo cómo se invierte la situación: todos los dispositivos acabarán siendo USB-C y tendrás que adquirir adaptadores de USB-C a USB clásico para poder trabajar con un ordenador que a lo mejor en dos años es declarado obsoleto.

Y todo eso sin ni siquiera poner encima de la mesa otras ventajas como el mayor rendimiento de su procesador, su pantalla retina o su almacenamiento SSD más eficiente. definitivamente, la recomendación fuerte aquí en casi cualquier situación es el nuevo MacBook Air, porque los inconvenientes a medio y largo plazo con el modelo de 2014 son demasiados.

AUKEY Adaptador USB C a USB 3.0 ( 2 pack ) para MacBook Pro 2016 / ChromeBook Pixel / Nokia N1 / OnePlus 2 y otros dispositivos con USB C

AUKEY Adaptador USB C a USB 3.0 ( 2 pack ) para MacBook Pro 2016 / ChromeBook Pixel / Nokia N1 / OnePlus 2 y otros dispositivos con USB C

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio