Publicidad

El teclado del MacBook Pro y el peligro de darle al usuario lo que quiere en vez de lo que va a necesitar
Mac portátil

El teclado del MacBook Pro y el peligro de darle al usuario lo que quiere en vez de lo que va a necesitar

Publicidad

Publicidad

El nuevo MacBook Pro de 16 pulgadas ha sido recibido muy positivamente entre los usuarios más pro. La opinión casi unánime es que Apple ha escuchado a los profesionales del Mac y ha hecho los cambios adecuados para satisfacer sus necesidades. Llevo un par de días utilizando el equipo y debo reconocer que se trata de una máquina impresionante. Sin embargo, hay un aspecto de este Mac que me produce cierta inquietud. Se trata del nuevo teclado que incorpora el viejo mecanismo de tijera, directamente heredado del Magic Keyboard.

El teclado es estupendo para alguien que viene de un iMac porque comparten gran parte del mecanismo. El periodo de adaptación es casi inmediato. Mi preocupación surge del hecho de que Apple pueda estar dándole al usuario lo que quiere en vez de investigar y traer al presente lo que necesitará en el futuro. Aunque me estoy adelantando, será mejor empezar con esta historia desde el principio.

El teclado de la discordia

En 2015, Apple lanzaba el MacBook renovado. Un prodigio de diseño de aquel momento, el equipo puso encima de la mesa las bases de lo que posteriormente llegaría al resto de Mac portátiles. Entre ellos, el teclado mariposa era uno de los grandes protagonistas. Según la nota de prensa emitida en su momento:

Un teclado cómodo es esencial a la experiencia Mac y el nuevo MacBook está diseñado alrededor del nuevo teclado de tamaño completo. Para encajar el teclado completo en el increíblemente delgado MacBook ha sido necesario rediseñar cómo funciona el teclado de un portátil.

El nuevo teclado es un 34% más delgado y utiliza un mecanismo de mariposa diseñado por Apple que es un 40% más delgado que el tradicional mecanismo de teclado de tijera siendo incluso cuatro veces más estable, proporcionando gran precisión sin importar dónde presionas la tecla.

Esta forma de describir el teclado es bastante reveladora. La delgadez del diseño junto con su estabilidad y precisión al presionar las teclas muestran que se trataba de un teclado cuyas cualidades apelaban a una parte de los usuarios muy concreta. Usuarios que necesitan un equipo básico con macOS para trabajar.

Si nos fijamos, el teclado del MacBook no despertó ningún rechazo por parte de estos usuarios. No fue hasta su llegada a los dos modelos de MacBook Pro el año siguiente cuando comenzaron las quejas. Y los problemas de fiabilidad del teclado mariposa tardaron un año más en hacerse notar.

La tercera generación del mecanismo mariposa parece ser mucho más fiable y resistente al día a día que la primera versión

Dejando a un lado los problemas del sistema mariposa, que Apple fue corrigiendo en sucesivas generaciones, lo cierto es que gran parte de su rechazo se produjo al dar el salto a equipos pro. Mientras que el MacBook está orientado a usuarios profesionales que necesitan un dispositivo muy portable con macOS, los MacBook Pro están pensados para la parte de los profesionales que usan apps pro, como Logic Pro X, Photoshop, Xcode o Final Cut Pro X.

Este último segmento de usuarios representan alrededor de 20 o 30 millones de usuarios del total de 100-110 millones de usuarios de Mac. Fueron precisamente estos usuarios pro como Marco Arment (el conocido desarrollador de iOS y podcaster) quienes lideraron la rebelión del Mac hace un par de años.

Una gama de Mac con dos teclados distintos

teclado

Adelantamos la película de esta historia hasta el presente, donde nos topamos con que hay dos tipos de teclados en la familia de portátiles de Apple. Mientras que en la introducción del teclado mariposa quedó claro que un día llegaría a todos los MacBook, no está tan claro que el nuevo Magic Keyboard vaya a hacer lo mismo.

Phil Schiller dio un par de entrevistas a medios estadounidenses acerca del nuevo equipo, donde se cubrió de forma extensiva el nuevo teclado. El ejecutivo de Apple hizo estas declaraciones:

Hace unos años desarrollamos una nueva tecnología de teclado con este teclado mariposa y lo lanzamos con el MacBook. Tenía algunas cosas que hacía realmente bien, como crear una plataforma para las teclas mucho más estable. Se sentía más firme y plana bajo tus dedos. A algunos usuarios les gustó mucho esto, pero otros no. Tuvimos una reacción mixta. Tuvimos algunos problemas de calidad en los que trabajamos [para solucionar].

[...]

Pero hace unos años, decidimos que mientras avanzábamos con el teclado mariposa, también (especialmente para nuestros usuarios pro) iríamos a hablar con muchos clientes pro acerca de lo que más necesitaban en un teclado e hicimos varias investigaciones.

Las declaraciones de Schiller están abiertas a interpretación. Mientras que algunos periodistas daban por hecho que el nuevo Magic Keyboard llegaría al resto de equipos, el ejecutivo no apunta en esta dirección. De hecho, más adelante cuando en la misma entrevista de CNET le preguntan si este teclado llegará a otros modelos, dice:

No puedo decirlo hoy. Estamos continuando con ambos diseños de teclado.

Ciertamente, es razonable que este teclado llegue a desplegarse en el sucesor del actual MacBook Pro de 13 pulgadas. Sin embargo y a la vista de los comentarios de Schiller, no es del todo seguro que lo haga al resto. El MacBook Air y un posible MacBook con corazón ARM serían los mejores candidatos para mantener el teclado mariposa.

Y por qué no, darle una vuelta de tuerca al concepto de teclado.

El difícil equilibrio de evolucionar el Mac sin alienar a los pros

teclado virtual

El mundo ha cambiado. Los usuarios hemos cambiado. Pero el Mac apenas lo ha hecho en comparación. Apple es una compañía experta en el cambio, la adaptación y la preparación al futuro. Más que nada, porque ha sido la protagonista de la mayoría de grandes movimientos de los últimos veinte años. El cambio es su especialidad.

Para el Mac, el cambio pasa por mantener o incrementar su relevancia en un mundo movilizado y lleno de apps.

Así contábamos hace año y medio cómo el Mac necesita evolucionar para vivir otro día. Necesita seguir atrayendo nuevos usuarios a la plataforma para mantenerla fresca y con vida. El teclado mariposa junto con la Touch Bar están pensados precisamente para abrirse a nuevos usuarios con diferentes necesidades que los pro.

La evolución que necesita el teclado del Mac no ha sido vista con buenos ojos por los usuarios "pro", pero eso no significa que Apple no pueda seguir investigando en los modelos de entrada

Sin embargo, estos últimos no han recibido bien el cambio. Existe un delicado equilibrio entre traer cosas nuevas al Mac y pasarse de la raya. Con el teclado mariposa, Apple parece haberla traspasado. Y ahora ha dado marcha atrás, lo cual podría convertir al Mac en una piedra en el zapato para Apple. Mientras que la compañía avanza a paso firme con el iPhone y iPad y corre con los wearables, el Mac tiene el peligro de disminuir su ritmo y arrastrar los pies.

Servir a las necesidades de los clientes es una estrategia que siguen muchas empresas. Pero no es el estilo de Apple.

Es realmente difícil diseñar productos con focus groups. Muchas veces, la gente no sabe lo que quiere hasta que se lo enseñas - Steve Jobs.

Si hubiera preguntado a mis clientes qué es lo que necesitaban, me hubieran dicho que un caballo más rápido - Henry Ford.

En los últimos años, Apple ha destacado su apoyo en usuarios pros para crear la siguiente generación de Mac. Lo vimos con el Mac Pro de 2013 y el desastre de su refrigeración termal, que llevó a la compañía al nuevo diseño que se estrenará en las próximas semanas. Mientras que contar con la opinión de tus clientes puede traer cosas buenas (el nuevo MacBook Pro destaca por su potencia, capacidad máxima, refresco de pantalla, altavoces y más), lo cierto es que pueden derivar rápidamente en la búsqueda de un caballo más rápido.

Mi principal temor con el retorno del teclado tijera es que Apple haya decidido dar marcha atrás en un elemento fundamental para el futuro del Mac. Sacrificar el futuro por satisfacer a determinados usuarios en el presente. Usuarios que son aversos al cambio tecnológico y se ponen nerviosos en cuanto alguien pretende modificar sus flujos de trabajo. El miedo a alienar a estos usuarios puede acabar tomando al Mac como su rehén.

No se trata del cambio por el cambio. Pero el propio Phil Schiller afirma que los teclados cambian cada 10 o 20 años y el modelo actual se acerca a ese límite. La compañía lleva años investigando teclados revolucionarios que se adaptan al contexto del usuario. Un teclado que a todas luces podría ser más poderoso que el que tenemos ahora. Uno que los pros podrían no saber que necesitan hasta que se lo enseñen.

La Touch Bar es un pequeño paso en esa dirección, aunque también ha recibido su dosis de escepticismo. Desde luego, haber eliminado esta delgada pantalla del teclado hubiera sido un claro signo de un cambio de opinión radical por parte de Apple. Pero ahí sigue a pesar de haber dado un paso atrás con el teclado mariposa.

De confirmarse que el nuevo teclado va a encontrarse únicamente en los modelos Pro, puede que Apple decida continuar con el mariposa en el resto y experimentar aún más en los futuros modelos de "entrada" a la plataforma. El equipo candidato más lógico es el rumoreado MacBook ARM. Cuando este modelo se haga oficial, el teclado que monte será la verdadera prueba del algodón.

Temas

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir