Publicidad

Las gafas inteligentes de Apple entrarán en producción entre finales de 2019 y mediados de 2020, según Kuo
Rumores

Las gafas inteligentes de Apple entrarán en producción entre finales de 2019 y mediados de 2020, según Kuo

Publicidad

Publicidad

Ming-Chi Kuo acaba de revelar los planes que tiene Apple para sus gafas de realidad aumentada. Según recogen en 9to5Mac, estas gafas de realidad aumentada entrará en producción en masa a finales de 2019, aunque es posible que el ramp-up se retrase ligeramente hasta el segundo trimestre de 2020.

Todo este baile de fechas nos recuerda a lo que sucedió con el Apple Watch: presentación en septiembre de 2014 y lanzamiento en abril de 2015. Es muy posible que Apple aproveche la misma estrategia para sus gafas inteligentes.

Unas gafas que dependerán del iPhone

gafas inteligentes bose

Que Apple está trabajando en un dispositivo como unas gafas inteligentes con realidad aumentada es algo que debería estar fuera de toda duda. El interés de la compañía en superponer información y gráficos sobre el mundo real es evidente desde que hace un par de años introdujo ARKit, el framework de desarrollo para apps de realidad aumentada.

El año pasado, los de Cupertino mostraron su segunda iteración de este soporte de desarrollo con ARKit 2 incluido en iOS 12. Quien haya utilizado esta tecnología, sabrá que en un iPhone o un iPad no es todo lo cómodo que debería ser. Está pidiendo a gritos ser utilizada en unas gafas.

El informe coincide con uno previo de Bloomberg que situaba el lanzamiento de las gafas de Apple también en 2020

Ming-Chi Kuo ha dado más detalles sobre este proyecto, además de la fecha de entrada en producción. Este analista afirma que las gafas de Apple actuarán "esencialmente como una pantalla, con el procesado, rendering, conectividad y servicios de ubicación viniendo desde el iPhone".

Este tipo de conectividad y dependencia del iPhone nos vuelve a recordar a los orígenes del Apple Watch. El reloj de Apple contaba con un hardware que no le permitía ejecutar operaciones muy avanzadas sin recurrir al iPhone, una dependencia que se ha ido limando progresivamente gracias al software y a las nuevas generaciones.

A pesar de que la mayoría del peso lo llevará el iPhone sobre sus hombros, las gafas tienen que albergar bastante tecnología en su interior, como la pantalla, los sensores y la batería que le dará vida. La fecha del año 2020 encaja con la que hemos visto en el pasado, donde también se aseguraba que este dispositivo tendría un sistema operativo propio.

Este informe nos hace recordar que estamos a la vuelta de la esquina de una nueva categoría de Apple. Las gafas de la compañía están más cerca de lo que nos pensábamos.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Inicio
Compartir