Mantén tu Mac fresco este verano con estos consejos para moderar su temperatura

Mantén tu Mac fresco este verano con estos consejos para moderar su temperatura
15 comentarios

Los nuevos MacBook Air y MacBook Pro con chip M1 no necesitarán esto ya que rara vez se calientan hasta un punto en el que lo notemos. Pero si tienes un Mac portátil con cierta edad, es normal que temas el verano por la temperatura que puede coger el ordenador.

Es algo normal que tu Mac coja cada vez más temperatura, sobre todo a medida que pasan los años y el polvo se acumula irremediablemente en su interior. Se traduce en más esfuerzo para ventilar, más calor y menos rendimiento del procesador. Por eso vamos a darte algunos consejos que te ayudarán a reducir la temperatura de tu Mac durante estas vacaciones.

Tu Mac también se merece no pasar calor este verano

Puedes controlar la temperatura de tu ordenador gracias a los datos de sus propios sensores. Para obtenerlos podemos usar la aplicación gratuita Fanny, que se añadirá en la barra de widgets de macOS. Alternativamente también puedes consultar esta temperatura en CleanMyMacX, junto con el resto de funciones que ofrece.

Lo normal es que la CPU fluctúe entre los 50 y los 70ºC, aunque puede ser más dependiendo de las aplicaciones que utilices. Si ves que te acercas a los 100ºC sin tener nada demasiado exigente abierto, es la hora de buscar modos de enfriar el ordenador.

Dicho esto, ahí van los consejos que puedes aplicar para que tu MacBook esté más fresquito:

  • Si la temperatura sube aún utilizando programas del día a día, puedes probar a utilizar aplicaciones alternativas que no utilicen tantos recursos. En los Mac más modernos no se nota, pero he podido ver más de una vez cómo usar Safari en vez de Chrome en un Mac de 5-7 años se traduce en un aumento de rendimiento y una bajada de la temperatura. La integración nativa de ese navegador hace su trabajo.
  • Evita tener demasiadas aplicaciones abiertas. Inicia sólo los programas que vayas a utilizar y cierra el resto. Cuidado con las aplicaciones que se inician en segundo plano, sin que te des cuenta, cuando arrancas el Mac.
  • Cuidado con las fundas, especialmente las rígidas pensadas para no quitarse nunca. Aportan calor ya que no permiten una ventilación óptima.
  • Apaga el Mac cuando lo lo utilices. Tenerlo permanentemente encendido es un mal hábito: además de consumir más energía, hace que coja más calor. Si vas a estar más de dos horas sin usarlo, apágalo.
  • No uses el Mac en superficies blandas como cojines, camas o sofás. Lo mejor es usar superficies rígidas y lisas que permitan una disipación correcta de la temperatura. Puedes ayudarte de una base de refrigeración como esta de TopMate, que te ayudará a bajar un poco la temperatura del Mac con ventiladores externos.
  • No uses o dejes el Mac directamente bajo la luz solar, dentro de un coche en pleno verano, o encima de una estufa u otra fuente de calor encendida. Lo peor que puedes hacer es aportar calor externo al ordenador.

No quiero terminar sin aclarar esto: ten en cuenta que un Mac siempre tiende a calentarse cuando está encendido. No hay que agobiarse si ocurre, es inevitable y sobre todo en Macs más antiguos con polvo acumulado y discos duros mecánicos. Estoa consejos ayudarán a mitigar la temperatura, pero no van a convertir tu Mac en un cubito de hielo ni mucho menos.

Imagen | Tyler Lastovich

Temas
Inicio