Cómo usar los estilos fotográficos en los nuevos iPhone 13 para ser más creativos en nuestras fotos
Tutoriales

Cómo usar los estilos fotográficos en los nuevos iPhone 13 para ser más creativos en nuestras fotos

Una de las muchas novedades de los iPhone 13 es la posibilidad de utilizar estilos fotográficos. Una característica que nos permite decidir el estilo de las fotografías que tomamos para que el procesado de los datos en el ISP nos ofrezca exactamente el resultado que estamos buscando. Veamos en más detalle qué son y cómo utilizar estos estilos.

Algoritmos diferentes para cada tipo de fotografía

Si bien podríamos simplificar la explicación de los estilos fotográficos asimilándolos a filtros, lo cierto es que esta característica va mucho más allá de simples filtros. Los estilos fotográficos vienen a ser algo así como diferentes algoritmos de procesado de los datos de las cámaras que el ISP usará para dar un acabado y estilo único a nuestras fotos. Los diferentes contrastes, iluminaciones, puntos negros y demás variables de las fotografías se ajustan zona por zona, toma por toma, algo que nunca podría hacer un filtro.

Gracias a estos estilos podemos escoger entre un toque más frío, cálido o brillante para una sesión de fotografías concreta o mantenerlo siempre activo, si así lo decidimos. Escoger o cambiar un estilo es de lo más fácil, los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Abrimos la app Cámara en nuestro iPhone.
  2. Deslizamos en la pantalla hacia arriba o tocamos la pequeña flecha justo bajo el notch para mostrar el menú de opciones en la parte inferior.
  3. Tocamos el botón en forma de tres capas, el tercero empezando por la izquierda.
  4. Deslizamos a derecha o izquierda para elegir el estilo que más nos interese.
  5. Si lo deseamos podemos tocar en Tono o en Temperatura para acabar de ajustar el estilo que queremos usar. En cualquier momento podemos tocar la pequeña flecha de la parte derecha para devolver el estilo a su configuración original.
  6. Deslizamos en la pantalla hacia abajo o tocamos la pequeña flecha justo bajo el notch para ocultar el menú de opciones.

Listo. Ya podemos empezar la sesión de fotos. Tengamos en cuenta que el estilo que hayamos elegido se mantendrá activo hasta que seleccionemos otro o lo desactivemos.

Foto

Gracias a esta personalización del procesado de la información de los sensores, las cámaras de los iPhone 13 se vuelven mucho más versátiles. Ya no tenemos que recurrir necesariamente al ProRes y luego pasar por postproducción o centrarnos en unos filtros que por su misma naturaleza no son capaces de respetar los tonos de piel, por ejemplo. Ahora podemos conseguir un estilo que encaje en lo que queremos comunicar.

Por ahora son cuatro los estilos entre los que podemos escoger, aunque gracias a la personalización granular de cada uno de ellos siempre tendremos a mano justo el ajuste que necesitamos. Un ajuste que, además, cambia el nombre según como lo hayamos ajustado y se mantiene disponible para que lo activemos o desactivemos simplemente deslizando un dedo.

Está claro que las cámaras de los iPhone 13 representan una evolución importante respecto a generaciones anteriores. Indudablemente el hardware da un salto importante hacia adelante, pero es gracias al software que podemos disfrutar de algo tan interesante como los estilos fotográficos o el modo cinematográfico.

Temas
Inicio