El nuevo anuncio de Nokia resalta su gama de colores frente al blanco y negro del iPhone 5

Sigue a Applesfera

Nokia Lumia 920

Está claro que el iPhone de Apple es el enemigo a batir. Motorola y su mofa a los nuevos mapas de iOS 6; Samsung y los anuncios envidiando parodiando las colas de compradores del teléfono de la manzana; RIM/Blackberry y la discutible campaña de marketing de guerrilla en las Apple Store australianas; y ahora, Nokia, y su nuevo anuncio de la próxima generación de Lumia con Windows Phone 8.

En el anuncio, Nokia subraya la monotonía cromática del iPhone frente al arco iris de la gama Lumia jugando a los clásicos tópicos. Ya sabéis, el mundo es un aburrimiento, todo es gris, gente sin vida forma una ordenada cola para cambiar sus “4” por “5”, y cuando uno pide algo que se sale del guión, suenas las alarmas. Los Lumia son la nota de color, la diversión, la libertad de la variedad. ¿Y sabéis qué? Nokia tiene razón.

Estoy enamorado de mi iPhone 5 de color negro (y el blanco es casi más bonito aún cuando lo tienes frente a ti) pero lo cortés no quita lo valiente y después de seis generaciones, la primera de un solo modelo y las siguientes cinco con los mismos dos colores, es totalmente comprensible que haya quien busque algo más. Por supuesto, siempre están las fundas, carcasas y personalizaciones varias pero, si existe un mercado, ¿por qué Apple saca iPod touch de colores y no hace lo mismo con los iPhone?

Fácil, en lo que llevamos de año Apple ha vendido más de 100 millones de iPhones frente a unos 30 millones de iPods… de todos los iPods, no solo del touch; esto es, una cifra enorme. Comparativamente, Nokia ha vendido hasta la fecha 7 millones de Lumias y aunque seguramente los nuevos modelos con Windows Phone 8 lograrán conectar con más público que su anterior iteración, seguimos hablando de una cifra de un dígito frente a otra de tres. La escala es incomparable, y esto es una ventaja inesperada a la hora de producir variaciones.

iPhone 5 de colores

No es descabellado pensar que Apple pueda llegar a plantearse ampliar en un futuro la gama de colores del iPhone siguiendo los pasos de los nuevos iPod touch, pero cuando pase, tendrá que enfrentarse a importantes retos en la fabricación y la gestión de inventario para no quedarse con millones de teléfonos colgados de un determinado color mientras se agotan los de otro. Y todo ello multiplicado por las tres opciones de capacidad, ya sabéis, los 16, 32 y 64 GB habituales.

¿Qué opináis? ¿La elegancia y sencillez del blanco y el negro (perdón, blanco y plata, y negro y grafito) o las refrescantes posibilidades cromáticas del arco iris?

Vía | The Verge

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios