Los MacBook Pro antiguos también son dignos de tener en cuenta

Sigue a Applesfera

MacBook Pro Viejo


Tras la presentación, el pasado lunes, de la nueva generación de MacBook Pro, toda la restante gama portátil parece haber sido relegada a un segundo plano. Mucho se ha escrito sobre los nuevos MacBook Pro, y mucho se escribirá aún, pero no debemos dejar de lado la anterior generación, puesto que estos han recibido una renovación. Y como no podía ser de otra manera, esta renovación ha supuesto una importante mejora de los mismos.

La nueva generación de MacBook Pro, está encarada a mi entender a un sector altamente profesional, tanto por precio como por características. Si, son equipos muy difíciles de actualizar, pero tal vez deberíamos verlos como ordenadores a los cuales actualizar a través de puertos como el Thunderbolt o USB3. Dejando de lado estas opiniones, la realidad está en que los nuevos MacBook Pro (los de la generación vieja) han sido también actualizados y los ha convertido en portátiles muy potentes.


El MacBook Pro de 17” ha desaparecido, algo de lo que muchos se quejan, pero me temo que todo obedezca a las ventas. Si nos centramos en la gama de 13”, desde Macworld apuntan tras los benchmark que han realizado a los dos modelos base (el “bajo” de gama y el “tope” de gama, sin mejoras) que podemos ver una mejora de velocidad de en torno a un nueve por ciento en el modelo base y un quince por ciento en el caso modelo “tope” de gama. Esto se debe como no, a una memoria más rápida (1600 MHz, frente a los 1333 MHz del modelo del 2011) y a unos mejores procesadores.

En el apartado gráfico, para los nuevos modelos de 13” se ha experimentado una mejora de un 33 por ciento en el test realizado con el Portal 2. La gráfica de Intel, que aunque no sea dedicada, cumple su papel. Si nos fijamos a la hora de codificar vídeo, veremos que las pruebas realizadas con Handbrake muestran que codifican vídeo un 10,5 por ciento más rápidos que la anterior generación. Si comparamos los dos modelos de 13” actuales, veremos que el “tope” de gama es un 17 por ciento más rápido en líneas generales.

Con los modelos de 15”, la cosa no iba a ser menos, también existe mejora. Pero mientras gracias a los nuevos procesadores y memorias, el modelo “bajo” de gama, la mejora con respecto a su predecesor es de un 14 por ciento, mientras que en el modelo tope de gama, la diferencia de un 8 por ciento. A la hora de mover gráficos, también vemos que son un 21 por ciento más rápidos que sus predecesores. Evidentemente el MacBook Pro de nueva generación los supera, pero la renovación de la anterior gama ha sido más que digna.

Vía | MacWorld

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios