Hace años que no me descargo ningún juego en mi iPhone. Y eso es una mala señal para Apple
App Store

Hace años que no me descargo ningún juego en mi iPhone. Y eso es una mala señal para Apple

Ni Nintendo, ni Sony ni Microsoft. Aquí quien ingresa más dinero fruto de los videojuegos que vende en su plataforma es Apple. Ni siquiera todos los principales competidores de la industria del gaming combinados llegan a igualar a la manzana mordida, sin necesitar triple As ni dispositivos de gran potencia gráfica.

Sin embargo, hay algo que no me encaja. Puedo recordar perfectamente una época en la que consultaba regularmente la App Store, miraba las listas de juegos gratuitos o de pago más descargados, y solía descargar algunos (sin pagar o pagando) con interés de ver si descubría algún vicio nuevo. Pero ahora el icono de la App Store está relegado a una carpeta, y prácticamente no la abro.

El "Más de lo mismo" está dejando de funcionar

Puede que la edad tenga que ver. No es lo mismo tener 25 años y un iPhone en la época en la que cada nuevo modelo presentaba grandes novedades que tener 37 años y estar en la época en la que un iPhone nuevo sólo atrae por la cámara y algo más de rendimiento en el chip. Pero a lo mejor también tenemos que hablar de cierto desgaste con el tipo de juegos que hay disponibles en iOS.

A nivel de diseño y de estructura no creo que haya problema: la App Store goza de un diseño muy cuidado. Y aunque podemos hablar de si sus secciones se pueden distribuir mejor, la experiencia de uso suele ser intuitiva. Lo que me provoca pereza es el propio modelo de negocio de las aplicaciones, que ha acabado por hacer que todos los juegos tengan un sistema similar al que simplemente no quiero enfrentarme.

Descarga gratuita, anuncios y suscripción opcional: este es el modelo que ha acabado siendo omnipresente en la App Store

Ese sistema es la descarga gratuita del juego, que incluye anuncios o un contenido muy limitado a menos que pagues una suscripción. Hay excepciones, por supuesto: Pokémon Go fue un exitazo por el que no necesitabas pagar para poder disfrutarlo bien. También puedo nombrar a Fortnite, aunque precisamente por el asunto de los pagos el juego terminó montando toda una guerra legal.

Un paseo por la lista de juegos gratuitos más descargados me ayuda con el argumento: clones de éxitos como Fall Guys, idles, juegos de construcción, fichas de colores a lo Candy Crush... todo sigue un patrón que busca maximizar ingresos. No me malinterpretéis, por supuesto que hay que buscar ingresos, pero quizás se está abusando de un mecanismo del que el público puede cansarse.

O dicho de otro modo: sí que es verdad que Apple consigue una barbaridad de ingresos gracias a este tipo de juegos, pero ¿qué ocurre si la burbuja explota? ¿Y si llega un momento en el que el público general se cansa de este modelo? La respuesta que podemos aportar aquí es Apple Arcade, pero en mi caso particular no hay ningún juego que me convenza para pagar los 4,99 euros mensuales que cuesta el servicio.

Seguro que Apple tiene planes para el futuro. Ese visor de realidad virtual puede romper moldes cuando salga, quizás en 2023. Pero mientras tanto, el que haya perdido las ganas de explorar y probar los juegos que vayan saliendo de la App Store puede ser un síntoma de agotamiento que no auguraría nada bueno si acaba reflejándose en más personas.

Imagen | Terillo Walls


Temas
Inicio