Publicidad

El lento camino de HomeKit y Apple Pay, un año después
Apple

El lento camino de HomeKit y Apple Pay, un año después

Publicidad

Publicidad

El ritmo del mercado tecnológico es frenético. En el caso de Apple, tenemos citas anuales con casi todos sus dispositivos y sistemas operativos. iPhone en septiembre, iPad en octubre (al menos, hasta el año pasado), Macs a lo largo del año y parece que el Apple Watch y el Apple TV tendrán su hueco en abril y septiembre, respectivamente. Luego tenemos iOS en septiembre junto al nuevo iPhone y la actualización de OS X que se lanza entre septiembre y octubre.

En este calendario de actualizaciones de hardware y software, tenemos otras esporádicas de servicios y apps. Para estos últimos, es más difícil establecer cuándo serán actualizados. En esta categoría se encuentran HomeKit y Apple Pay. Ambos son piezas del ecosistema de Apple que no entran en el juego de la renovación anual por la sencilla razón de que su fichaje es a largo plazo.

Por eso cabe preguntarse, ¿cuánto han avanzado en este año y qué podemos esperar de ellos en el futuro? 

HomeKit y el cajón de sastre de la domótica

Domotica
Llevo escuchando las palabras "casa domótica" al menos diez años. En todo este tiempo, decenas de compañías han presentado sus soluciones para dar mayor inteligencia a nuestros hogares. Aunque en realidad, esto no ha hecho más que complicar la decisión de compra para el cliente final.
La domótica aún está a la espera de la consolidación de soluciones

Cada una de estas empresas ha creado su propio estándar particular que, por supuesto, suele ser incompatible o muy difícil de integrar con los del resto de compañías. En países como Estados Unidos, podemos encontrarnos con compañías de televisión por cable, proveedores de internet o fabricantes de accesorios conectados intentando comercializar sus productos.

Encima de todos ellos, tenemos a Apple con HomeKit y Google con Android Home, además de que el buscador es propietario de la startup domótica fundada por Tony Fadell (ex-empleado de Apple), Nest. Ambas compañías no dejan de ser una más en proporcionar sus propias soluciones, añadiéndole complicación al panorama actual.

En el caso de Apple, sabemos que su intención es actuar de centro neurálgico de los diferentes sistemas conectados de una casa: persianas automáticas, puertas de garaje, radiadores, climatizadores, luces y más. Vimos una muestra de seis de ellos en el CES del pasado enero. Unos meses después se confirmaron numerosos productos de compañías como ElGato y iHome.

Apple Tv
El Apple TV va a actuar como el centro neurálgico de HomeKit

Para ello, desde Cupertino quieren posicionar al Apple TV como ese hub necesario para centralizar todas las órdenes que demos tanto con Siri como desde nuestro iPhone. Eso en cuanto a las soluciones aftermarket. Pero saben a poco.

Una casa domótica de verdad es la que integra todos estos sistemas desde su construcción. Se trata del ideal de la casa conectada, donde todo está ya pensado para ser inteligente sin necesidad de adaptadores a sistemas anticuados (por ejemplo, enchufes inteligentes que se conectan a los tradicionales).

El principal problema de este paradigma nuevo es evidente: uno no cambia de casa con tanta frecuencia a como lo hace de dispositivo electrónico y cuando lo hace, el nuevo hogar no tiene por qué ser domótico. Más que nada, porque esos hogares conectados no son frecuentes.

No cabe duda de que aquí, el papel de HomeKit está pensado para el largo plazo, una escala de tiempo que bien podría comprender una o dos décadas. De lo que podemos estar seguros es que el Campus 2 que Apple está construyendo en Cupertino está siendo un campo de pruebas de tecnologías domóticas.

Apple Pay y su lento despliegue

Apple Pay 1

Más de 650 entidades en EEUU han abrazado Apple Pay

Apple Pay es el segundo caso en el que un servicio de la empresa dirigida por Tim Cook requerirá su tiempo de despliegue. Comenzó en Estados Unidos tras el lanzamiento de iOS 8.1 y desde entonces ha añadido la sorprendente cifra de más de 650 entidades bancarias del país.

En julio vimos cómo Reino Unido pasaba a formar parte de este "exclusivo" club de Apple Pay con 13 bancos, entre ellos el Banco Santander (gracias a su adquisición hace unos años de Abbey Bank). Esto dio muchas esperanzas para la adopción del sistema de pagos móviles en España, donde Apple ha acabado confirmando que llegará a lo largo de 2016 de la mano de American Express.

Antes de que termine este año, deberíamos ver también la incorporación de Canadá y Australia, pero no hemos escuchado ni una palabra sobre América Latina. Sobre este punto, cabe la esperanza de que la alta presencia de bancos españoles en Latinoamérica (BBVA, Santander), especialmente México, Colombia, Brasil o Perú, actúe de catalizador para Apple Pay.

Apple Pay 2

Aquí debemos tener en cuenta que Apple no sólo debe negociar con cada banco de manera individual sino también el nivel de despliegue de TPVs adaptados a la tecnología de pago contactless. Esta última variable está totalmente fuera del alcance de los de California.

Otro tema que no hay que descuidar es la posibilidad de realizar pagos entre personas con Apple Pay, algo en lo que se rumorea que Apple ya está trabajando. Una nueva cara de este servicio que aún no sabemos el impacto que tendrá.

El futuro según Disney

El año pasado escribí sobre cómo Disney nos daba pistas sobre las funcionalidades que tendría el Apple Watch. Creo que el argumento sigue siendo válido y nos muestra qué podríamos esperar de ambas tecnologías, HomeKit y Apple Pay, en el futuro.

Algún día, esperemos que no muy lejano, podremos hacer todo lo que nos muestra el video y mucho más de una manera natural y totalmente integrada en nuestras vidas. Pagar por nuestras compras, abrir la puerta de casa o pasar el control de seguridad en la empresa, entrar en un hotel cualquiera sin tener que hacer checkin en recepción y modificar la temperatura de nuestra casa antes de nuestra llegada.

Disney nos mostró hace un año una pizca del futuro conectado que nos espera

Para ello y tal como nos enseña Disney con su banda inteligente, el Apple Watch tendrá un papel central en ese futuro como sistema de identificación personal. Gracias a que cada vez que nos lo quitamos pide un código de bloqueo y está siempre conectado con el iPhone (futuros modelos contarán con conectividad individual), el Apple Watch podrá decir que nosotros somos quienes decimos que somos al resto de sistemas inteligentes.

Como suele suceder casi siempre en tecnología, habrá que esperar. De nuevo, el futuro no puede venir lo suficientemente rápido.

En Applesfera | El Apple Watch es el verdadero Caballo de Troya de Apple Pay.

Imagen | Bryan Mills

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Inicio
Compartir