Epic Games quiere a Scott Forstall en el juicio contra Apple... y no consiguen localizarle

Epic Games quiere a Scott Forstall en el juicio contra Apple... y no consiguen localizarle
20 comentarios

Epic Games va a por todas y sin piedad con sus planes de llevar a juicio a Apple por el supuesto monopolio de la App Store. A principios de mes ya vimos cómo lograban que un juez obligara a Tim Cook a responder preguntas durante siete horas, y ahora quieren extender eso a más ejecutivos involucrados con la App Store.

Uno de esos ejecutivos es Scott Forstall, el antiguo vicepresidente senior de iOS y máximo responsable de la plataforma en esas épocas en las que el skeumorfismo triunfaba. Fue supuestamente despedido (o amablemente invitado a renunciar) a finales de 2012, pero en Epic quieren sentarlo en el banquillo por ser uno de los padres del iPhone. El problema: no logran encontrarle.

A la búsqueda del ex-ejecutivo perdido

Es una buena anécdota que podemos leer en Fosspatents, y todo escrito a nivel legal: Epic Games pidió formalmente los datos de contacto de Forstall, a lo que Apple respondió con un apartado de correos y la cuenta de Twitter del ejecutivo. La compañía siguió alegando que no se sentía con el derecho de aportar su número de teléfono, aunque luego dijo que ni siquiera creían que lo tenían.

Ante esto, Epic y Apple se han enzarzado en una batalla de comunicados legales en los que se establece que el interrogatorio a Forstall puede ocurrir en cualquier momento desde el 15 de febrero (hace ya más de una semana), pero con Apple imponiendo que haya una fecha tope del 10 de marzo para poder hacerlo. Y mientras tanto, Forstall no da señales de vida por ninguna parte. Lo único que tiene que hacer es esperar hasta el 10 de marzo, porque en ese entonces Epic Games ya no tendrá derecho a interrogarle.

No cuesta imaginar que Apple no se está esforzando demasiado a encontrar a Forstall: no ayuda a aportar datos sobre su paradero mientras presiona legalmente para que esa fecha tope del 10 de marzo sea inamovible. Pero está en pleno derecho de hacerlo: estamos hablando de un ex-empleado que ya lleva casi ocho años y medio sin pisar las oficinas de Cupertino. Y claro, supongo que él tampoco querrá tener ganas de involucrarse en un juicio de esta envergadura.

De momento parece que el juicio empezará en mayo (pandemia mediante), así que tendremos que esperar a esa fecha para saber cómo termina todo esto y a una futura sentencia para saber quién gana a quién.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio