El Apple TV y la estrategia que confunde a todos para conquistar el salón
Apple TV

El Apple TV y la estrategia que confunde a todos para conquistar el salón

La estrategia de Apple en el hogar dio un vuelco con la desaparición del HomePod original. Esto sucedió poco más de un mes antes del evento de abril, donde cabía la esperanza de una nueva generación. Sin embargo, no llegó. Lo que sí vimos fue la nueva versión del Apple TV 4K y su rediseñado Siri Remote.

Para muchos, el Apple TV ha perdido su sentido ahora más que nunca, pues no da acceso a ningún tipo de servicio o app exclusivos (como Apple TV+). Así lo expresan connaisseurs de la industria como Mark Gurman, que ve en 2023 la tabla de salvación del salón.

Partiendo el Apple TV en dos

Samsung anunció que sus televisores incorporarían AirPlay 2, HomeKit y iTunes en enero de 2019. Otras marcas como Sony o LG también se unieron al anuncio, así como Vizio. Con el tiempo, esa versión de iTunes mutó en Apple TV+, el servicio de streaming de Apple. Y ahora tenemos incluso a la PS5 de Sony, que trae una oferta de seis meses gratuitos.

Conforme se hizo patente que la expansión de estas funcionalidades iba en serio, muchos nos preguntamos en qué lugar dejaba al Apple TV. El set-top-box tenía hasta ahora la exclusividad de todas esas funciones en la pantalla del salón, perdiendo su sentido tras la diseminación de su propuesta de valor.

ps5

Tras dos años en que el número de smart TVs, fabricantes y dispositivos han ganado una o varias de estas funciones, a nadie le hubiera sorprendido que la compañía retirase el Apple TV de la venta. En vez de eso, lanza una nueva versión más potente, con mejores capacidades y con un nuevo mando, que mejora las principales quejas que había en el modelo anterior.

De esta forma, Apple ha decidido separar funciones estrella del dispositivo que las ejecutaba en exclusiva. Y, como añadido, retira el altavoz que estaba destinado a ofrecer una experiencia de audio premium en el hogar, sin un sustituto a la vista.

Apple TV+ y el camino de iTunes en Windows

Siri Remote

Tal y como acostumbra, la compañía no ha dado a conocer cuáles son sus planes para el hogar inteligente. Poco sabemos de ello gracias a Gurman, más allá de que el departamento de I+D de Cupertino esté trasteando con extraños prototipos que ahora mismo carecen de sentido. ¿Un Apple TV con sonido integrado, un HomePod con pantalla de iPad? Combinar dos productos entre sí no encaja para nada con la forma de actuar de Apple.

Quedamos, pues, con la cuestión de por qué la compañía ha decidido separar el Apple TV de Apple TV+ y resto de funciones. Desde mi punto de vista, Apple TV+ y las demás juegan un papel parecido al de la llegada de iTunes a Windows en tiempos del iPod. Hasta octubre de 2003, era necesario tener un Mac para poder sincronizar un iPod con nuestra música. La versión de Windows cortó ese requerimiento, aumentando enormemente el mercado potencial del iPod.

Al igual que Apple Music se puede escuchar en los Amazon Echo y Google Home, Apple TV+ también es multiplataforma

Apple no vende su propio televisor. El Apple TV es una buena opción, pero no es un producto tan popular como el iPhone, especialmente cuando hay alternativas por apenas 25 dólares. Por tanto, un suscriptor a Apple TV+ se encuentra muy limitado a la hora de ver sus series y películas en casa y en una gran pantalla que no sea el iPhone, iPad o Mac.

Al añadir a televisores, consolas y sticks de la competencia, Apple se asegura que los suscriptores de su incipiente servicio no están recluidos en los iPhone, iPad y Mac. Pero tampoco del Apple TV, del que es consciente que no compite con ellos. El servicio de streaming de Apple se libera de esas ataduras para poder buscar su propio destino, al igual que el iPod con iTunes.

Qué sentido tiene el Apple TV

Apple TV

El Apple TV nunca ha pretendido ser un accesorio popular. Su problema no es su precio ni su formato, pues su razón de ser es ofrecer la mejor experiencia en la televisión para un usuario de Apple. Y tal como es, parece estar cumpliendo con su función pues en Cupertino lo han bendecido con una nueva generación.

Este dispositivo es para aquellos usuarios que deseen zambullirse a lo más profundo del ecosistema de Apple. Uno que está supeditado a lo comprometido que se está con lo que ofrece la marca. Unos AirPods están íntimamente ligados al iPhone, mientras que el Apple TV es un dispositivo más independiente y con una propuesta de valor más estrecha.

Apple sigue apostando por su Apple TV, pues con este nuevo modelo han llegado dos de ellas: Thread para una domótica mejorada y el sonido de la TV al HomePod. Ambas marcarán el futuro de este accesorio.

Temas
Inicio