Compartir
Publicidad
El mito del ciclo S del iPhone
iPhone

El mito del ciclo S del iPhone

Publicidad
Publicidad

Desde que en 2009 vimos cómo Apple presentaba el iPhone 3GS se ha repetido un patrón que ha acabado en convertirse en un ciclo establecido. Uno que se reproduce fielmente cada dos años desde entonces. Al iPhone 3G le siguió el 3GS, al iPhone 4 el 4S, el iPhone 5 tuvo su gemelo en el 5s, al igual que los iPhone 6 con los iPhone 6s.

Este comportamiento tiene una serie de ventajas muy interesantes. La primera es que permite a Apple trabajar sobre un mismo diseño o formato durante dos años, dando margen de maniobra a sus diferentes equipos para "meter" dentro de sus terminales sin plantearse perder el tiempo en modificaciones externas. La segunda es que facilita el trabajo a los fabricantes de accesorios al mantener un diseño casi idéntico durante dos generaciones. 

No menos importante es la tercera razón, y es que mantener ese diseño dos años hace que el público lo asimile y reconozca. "Ese es el nuevo iPhone" o "Es el iPhone de la generación anterior". Es decir, crea una imagen de marca fácilmente reconocible por el público general.

Este mismo patrón ha servido para crear una ilusión de que los ciclos S del iPhone son renovaciones menores del buque insignia de Apple. Eso podía ser cierto en el pasado, pero Apple acaba de pulverizar este mito con los iPhone 6s.

iPhone 3GS y iPhone 4S, primera parte del ciclo

Recuerdo ver este mismo video en el que Phil Schiller presentaba el iPhone 3GS y cómo introducía el nuevo sufijo "S" que marcaría el nombre de este ciclo. Schiller dejó claro que la S significaba velocidad (alrededor del minuto 2:00), ya que era el doble de rápido que su predecesor. La otra novedad destacada y consecuencia de ese aumento de velocidad era la grabación en video.

Iphone 4s

El iPhone 4S trajo bajo el brazo a Siri, una mejora importante en la cámara y un aumento general de la velocidad gracias a la segunda generación de los chips desarrollados in-house por Apple: el A5. Hasta aquí, el mito del ciclo S en el que estas generaciones son actualizaciones menores tiene sentido y encaja a la perfección. Pero como veremos más adelante, ya no se sostiene.

iPhone 5s y iPhones 6s, rompiendo el patrón de Apple

Iphone 5s

Este año, la compañía ha decidido poner la letra “s” en minúscula pero el cambio aportado a la gama iPhone es probablemente el más importante y contundente desde el 2007. Es un iPhone con mayúsculas.

Pedro Aznar introducía el nuevo terminal de Apple de esta manera en su análisis del iPhone 5s hace ya dos años. Por mucho que fuera casi idéntico al iPhone 5, este terminal incluía una serie de novedades que no tenían nada que ver con un teléfono del ciclo S tal y como lo concebíamos. Entre sus novedades estaban:

  • Touch ID y su sistema de reconocimiento dactilar que "dejaba en evidencia al resto de sistemas de reconocimiento dactilar".
  • Un chip A7 de 64 bits que no era "un capricho" sino que traían potencia con menor consumo energético, al mismo tiempo que agilizaban el sistema operativo y traían nuevas posibilidades a los desarrolladores.
  • El coprocessor M7 que registraba nuestro movimiento con un consumo mínimo de energía, iniciando las andanzas de Apple en el campo de la cuantificación personal.
  • Por supuesto, una mejora notable en la cámara, con una mayor sensibilidad en las fotos y la inclusión de un flash doble, además del modo cámara lenta y ráfaga.

Y ahora ya tenemos entre nosotros a la nueva pareja de iPhone 6s, donde la teoría del tick-tock de este terminal se desmorona. Tim Cook dijo en la entrevista a Buzzfeed hace unas semanas lo siguiente:

Este no es un año de descanso. [El iPhone 6s] es un cambio sustancial. [...] No retenemos novedades. No nos fijamos en algo y decimos, "vamos a mantenerlo para el siguiente año". Preferimos lanzar todo lo que tenemos y poner presión sobre nosotros mismos para hacer algo aún mejor el año que viene.

Desde este punto de vista es mucho más sencillo encuadrar las novedades que trae el nuevo iPhone 6s:

  • Más memoria RAM (ya era hora) y mejores chips de la serie A9 con aumento de CPU y GPU considerables.
  • Nueva generación de Touch ID con el doble de rapidez.
  • Nueva serie de aluminio y cristal (Gorilla Glass de última generación, suponemos).
  • Mejoras en la cámara, dando el salto a los 12MP y al video en 4K, entre otras novedades.
  • Live Photos como una nueva forma de entender las fotos en el iPhone.
  • El más importante de todos y que según Cook será un game changer, está 3D Touch, la nueva forma de interactuar con el iPhone.
  • Motor táptico que acompaña a 3D Touch, como forma de mejorar la sensación del feedback con el usuario.
  • Todo en un paquete que mantiene la duración de la batería a pesar de disminuir su tamaño.

A pesar de que estas novedades justifican en sí mismas la ruptura con el ciclo S del iPhone, es inevitable pensar que un teléfono que no cambia de diseño exterior, no es un nuevo teléfono. Tal vez sea por eso que en el iPhone 5s y 6s hemos visto cómo añadían un nuevo color cada uno: dorado y oro rosa. Algo que, a juzgar por las reservas y ventas en la primera oleada de países, parece estar funcionando muy bien.

El iPhone 6s es una renovación muy sólida que tentará incluso a los que tienen la generación anterior. Algo que parecen confirmar los récords de ventas.

En Applesfera | Este es el nuevo iPhone 6s: primer contacto en vídeo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio