Compartir
Publicidad
Publicidad
La próxima revolución silenciosa de Apple se escribe con W de "wireless"
AirPods

La próxima revolución silenciosa de Apple se escribe con W de "wireless"

Publicidad
Publicidad

Mientras numerosos usuarios están ansiosos de conocer el próximo terminal de Apple, hay una característica que espero con especial interés. Gira alrededor del chip que incorporan los AirPods y que vimos por primera vez hace un año. Se llama W1 y es la primera generación de un chip que prometió y cumplió con creces con las expectativas que Apple puso encima de la mesa.

A punto de entrar en la temporada de eventos de Apple, es el momento de preguntarse hasta dónde está dispuesta Apple a llegar con su revolución inalámbrica

Entendiendo el chip W1

w1

Quienes han probado auriculares inalámbricos con bluetooth saben que no se trata de la conexión que más confianza genera. En Applesfera hemos probado unos cuantos, donde nos hemos encontrado con caídas de señal aleatorias y chisporroteos en el oído, ya habituales en estos productos. Salvo una excepción: los AirPods.

Gracias al chip W1, los AirPods nos acercan a ese ideal de conectividad sin cables perfecta

No es una conexión perfecta, pero se acerca bastante a ese ideal. Apple ha conseguido mejorar la conectividad de unos productos que ya habíamos dado como una causa perdida. Y todo es gracias a este chip W1 que permite:

  • Conexión sin caídas de audio.
  • Minimizar el consumo energético.
  • Favorecer el reconocimiento y conexión automática con dispositivos de Apple.
  • Darle mayor inteligencia a los AirPods controlando sus sensores.

Gracias a estas habilidades, los AirPods tienen una autonomía de 24 horas con su estuche, 40 horas con los Beats Solo3 y otras 40 horas con los recién lanzados Beats Studio3 (Apple incorporó este procesador a otros auriculares Beats desde el principio). Su primera sincronización es increíblemente simple y permite cambiar entre dispositivos de forma automática cuando pertenecen al mismo Apple ID. Además, este chip es el responsable de gestionar los sensores que incorporan los AirPods para que se detenga la música cuando nos quitamos uno, por ejemplo.

Sincronización

A pesar de que el W1 es un procesador diseñado por Apple, podemos utilizar estos auriculares con cualquier dispositivo bluetooth sin importar su fabricante. Un smartphone Android o un PC con Windows también pueden hacer uso de ellos, el problema es que pierden las características especiales del chip y la conexión pasa a ser la típica que tenemos con bluetooth.

Sobre esto, en el pasado nos hemos preguntado si Apple estaría dispuesta a licenciar esta tecnología a terceros. Aunque lo más interesante es ver hasta dónde puede llegar la compañía con ella.

Más allá de los auriculares

AirPods

Es evidente que en un mundo que tiende a dejar los cables atrás, cualquier dispositivo de Apple podría beneficiarse de un chip W1 en su interior. Conexiones más rápidas, fiables y eficientes que harían más intuitivas funcionalidades como Continuity y Handoff, el envío de archivos entre dispositivos, la retransmisión de audio y, por qué no, video.

Viendo estas posibles mejoras, podemos deducir que no todos los dispositivos se beneficiarían de la misma manera. Un MacBook cuenta con una alimentación restringida, pero es muy superior a la de, por ejemplo, un Apple Watch. Este último dispositivo tiene la versión bluetooth 4.0 en toda la familia y podría ser un buen candidato para integrar su propio chip W de segunda generación.

Una mejor conectividad no sólo traería mayor eficiencia sino también nuevos usos que aún no nos imaginamos

Este hipotético W2 podría permitir una comunicación mucho más rápida con el iPhone (con independencia de que incorpore LTE o no), además de tener un Siri con menor latencia y menor consumo energético. Nunca está de más contar con un extra de batería en un dispositivo que los usuarios de la generación actual califican de igual o superior a la anterior, a pesar de las mejoras en pantalla y velocidad.

chip Este es el chip del Apple Pencil, de 1 gramo de peso. Imagen: iFixit.

Lo mismo podría aplicarse al Apple Pencil. Latencia aún menor, al mismo tiempo que se mejora la autonomía de 12 horas actual. También podríamos ver su soporte futuro en el iPhone, de modo que sería necesario contar con una sincronización entre dispositivos como la de los AirPods.

Los wearables son un candidato idóneo para beneficiarse de una mejor conectividad inalámbrica

Mirando hacia el futuro, su aplicación encajaría a la perfección en un nuevo tipo de wearable: las rumoreadas gafas de Apple. Un dispositivo que, como los AirPods, no puede pesar demasiado, necesitará tener una gran autonomía y contar con una conexión impecable. Sin olvidarnos de que "sepa" cuándo las llevamos puestas y cuándo no. Todo para poder ver nuestro alrededor mejorado mediante ARKit.

Hasta el día 12 no saldremos de dudas, pero hay indicios para pensar que la conectividad inalámbrica facilitada por el chip W1 es la primera losa de un camino muy largo. Uno que puede acabar llegando a todos los dispositivos de Apple, de una manera u otra.

En Applesfera | El Apple TV se une a la fiesta de la sincronización automática con los AirPods gracias a tvOS 11.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos