Compartir
Publicidad

¿Por qué es importante que Apple haya roto el récord de capitalización bursátil?

¿Por qué es importante que Apple haya roto el récord de capitalización bursátil?
28 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En el momento de escribir estas líneas, la capitalización bursátil de Apple es de 725.000 millones de dólares a un precio de 124,43 dólares la acción. Estos números colocan a la compañía californiana como la primera en sobrepasar la marca de los 700.000 millones de dólares y cerrar la sesión por encima de esta cifra.

Este es otro récord que colocar en las estanterías de trofeos de Apple. Para quienes sigan de cerca su evolución, la acción se encontraría alrededor de los 870 dólares en valores anteriores al split de junio del año pasado. Un desdoble de 7 a 1 cuyo objetivo era hacer más líquida la acción y más atractiva para los pequeños inversores.

Para poner estas cifras en contexto, Apple duplica la capitalización de Microsoft tan sólo cinco años después de superar por primera vez a la compañía de Redmond. Aquí hay dos preguntas interesantes: ¿por qué se están batiendo tantos récords en los últimos meses? ¿Qué implicaciones tiene para los usuarios de la manzana mordida?

Del fondo del pozo...

Accenture falls
Todos recordamos las dudas que rodearon a la compañía tras la muerte de su co-fundador Steve Jobs. Aunque en un principio parecía que Tim Cook mantenía firme el timón de Apple, una serie de señales fueron interpretadas como negativas por Wall Street y los inversores:

Todo esto llevó a que muchos bancos, analistas y fondos se despojaran de sus posiciones o recomendaran deshacerse de acciones de Apple durante buena parte del siguiente año. A principios de 2013, la acción de Apple llegó a cotizarse a un mínimo cercano a los 55 dólares o 350 al precio antes del split. Muchos de ellos estarán tirándose de los pelos en estos momentos por haber vendido barato y comprado caro.

Cotización Aapl

En muchas ocasiones, la cotización no refleja el desempeño real de una compañía

Desde abril de 2013, esa caída se detuvo y comenzó un crecimiento lento pero constante. La transición a la era Cook había terminado y varios ejecutivos de alto rango fueron abandonando (o invitados a dejar) sus puestos en Apple como consecuencia del fin de las "hostilidades" internas que suelen producirse en estos casos. Tras la refriega, Jony Ive quedó como responsable directo de supervisar no sólo el diseño del hardware sino también del software.

Durante la WWDC de 2013 pudimos ver los primeros resultados del liderazgo de Cook. Un iOS 7 totalmente renovado que cambiaba su aspecto e inauguraba un nuevo lenguaje de diseño de la compañía. Adiós al skeumorfismo recargado, bienvenido el diseño plano y minimalista.

Unos meses después, Apple volvió a pisar el acelerador presentando en septiembre de 2013 al iPhone 5s con su revolucionario chip A7 de 64 bits, el cual puso en aprietos a sus competidores. No contento con este chip, vimos cómo venía acompañado de una característica que sus competidores aún están intentando igualar: Touch ID. También pudimos ver ese mismo año un iPad Air rediseñado que utilizaba la misma arquitectura en su corazón. Estas novedades no fueron más que el principio.

... a la cima de nuevo

Fannie Mae
Todos los éxitos que estamos viendo en los últimos meses llevaban varios años de trabajo a sus espaldas. 2013 pavimentó el camino para un 2014 de auténtica locura. Tras presentar CarPlay a comienzos de año, en la WWDC vimos cómo Apple desvelaba una andanada de sorpresas: la apertura de iOS 8, HomeKit, HealthKit y la guinda del pastel llamada Swift.

Y por supuesto, vino un septiembre cargado de novedades. El iPhone 6 y 6 Plus pusieron fin a los rumores de un terminal de pantalla más grande. Pero también le acompañaron Apple Pay y el Apple Watch, cómo olvidarlo. Aunque no todo fue coser y cantar.

iOS 8 se ha ganado mala fama entre los usuarios por ser una versión que ha dado problemas en sus primeros meses de vida y también vimos el enésimo retraso de Fotos para Yosemite. Sin embargo, esto no impidió a Apple dar unos resultados espectaculares en su primer trimestre del año fiscal 2015. Su principal protagonista ha sido unas ventas descomunales de iPhones, algo empañadas por la nueva caída en ventas del iPad.

¿Qué me importan a mí como usuario estos récords?

AAPL

Al usuario no le afectan los vaivenes diarios, pero sí a largo plazo

Lo lógico es pensar que este tipo de números no afectan para nada al usuario de a pie. Es cierto, al menos en el corto plazo. Los récords de facturación no afectan en nada a los productos de la manzana. De un día para otro no van a dejar de funcionar si Apple dejase de romperlos.

Pero sí que son importantes para el largo plazo. Que Apple siga creciendo garantiza la viabilidad de todo lo que venga en el futuro. Si el iPhone sigue aumentando sus ventas, significa que hay que echar más madera a la caldera. No menos. Y eso es precisamente lo que está haciendo Apple.

Salud, domótica, automóvil, pagos móviles y tecnología que se viste. Son innovaciones en industrias milmillonarias cuyo impacto vamos a percibir de manera sensible algún día no muy lejano. El éxito de Apple en estas iniciativas es lo que marca el camino de las novedades que veremos los usuarios. Unas mejoras que notaremos un día casi sin darnos cuenta.

Como usuario de la manzana, me interesan sus éxitos. Sé que gracias a ellos veré más cosas que ni siquiera había llegado a imaginarme. Mis dispositivos ganarán funcionalidades que no tenían el día que los compré. Si te apasiona la tecnología, los logros de unos y otros son buenas noticias para esa sed insaciable de novedades que tenemos.

En Applesfera | ¿Realismo o demasiado optimismo? Tres razones por las que Apple podría llegar a valorarse por un billón (con B) de dólares.

Gráfica | Yahoo Finance.

Imágenes | Alper Çuğun, Pete Bellis, Zach Zupancic y reynermedia.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio