Google va a por todas con Wear OS y enfila al Apple Watch como enemigo a batir

Google va a por todas con Wear OS y enfila al Apple Watch como enemigo a batir
16 comentarios

Ayer martes, 18 de mayo, tuvo lugar la Google I/O 2021, la conferencia anual de desarrolladores del gigante de Internet. Es el equivalente a la WWDC de Apple, pero centrada en el software del buscador. Había expectación por lo que la compañía iba a presentar, ya que en 2020 se canceló el evento tanto físico como virtual por la pandemia. Aparte de Android 12, la próxima gran actualización del sistema operativo para dispositivos móviles, se mencionó en el comunicado oficial que habría novedades muy importantes de Wear OS, el software para relojes "inteligentes" de los de Mountain View.

El motivo del interés por los avances en Wear OS residía en que la plataforma parecía abandonada por Google. Las novedades llegaban a cuentagotas, cada fabricante añadía funciones por su cuenta y no había mucho movimiento de desarrollo de nuevas aplicaciones, quedándose el catálogo estancado. El panorama de su competidor directo, watchOS de Apple, es muy diferente, con actualizaciones constantes y características a estrenar con cada generación del smartwatch.

Al final, en el Google I/O 2021 se cumplieron las promesas y se desvelaron las bazas de la mayor actualización de Wear OS hasta la fecha. Una declaración de intenciones de querer potenciar al máximo esta plataforma e incitar a desarrolladores y fabricantes a apoyar el proyecto y, de paso, hacer frente a Apple.

Wear OS pasa a ser Wear: alianza con Samsung y novedades enfocadas en salud y actividad física

Los rumores sobre un nuevo Galaxy Watch con sistema operativo Wear se materializaron, de cierta manera, ayer con el anuncio de la alianza entre Google y Samsung para la mejora del sistema operativo para wearables. El objetivo es combinar "lo mejor de Wear y Tizen en una plataforma única y unificada", y se promete hasta un 30% de mejora en el tiempo de lanzamientos de aplicaciones y autonomía.

Uno de los puntos fuertes del sistema operativo Tizen de Samsung es la eficiencia energética, pudiendo aguantar la batería sin muchos malabares algo más de dos días con un uso normal, una cifra superior a la mayoría de dispositivos con Wear OS y el Apple Watch. Hasta ahora se desconoce cómo se mejorará este apartado, pero se ha hablado de la optimización de funciones que se suelen realizar en segundo plano, como la monitorización del ritmo cardíaco y del sueño, para que no consuman tanto.

A pesar de la colaboración, Wear no estará restringido solamente a dispositivos de Google y Samsung, sino que cualquier fabricante podrá implementarlo en sus equipos como hasta ahora era posible con Wear OS. De este modo, Fossil, Suunto, TicWatch (Mobvoi) y otras firmas que apuestan por esta plataforma podrán seguir usándola y se beneficiarán de las novedades.

Servicios Google 2 Final Algunos de los servicios de Google que van a mejorar notablemente con la actualización de Wear.

Los servicios de Google, como es lógico, también recibirán mejoras: Google Maps, Google Assistant y Google Pay sufrirán rediseños y recibirán nuevas características. Google Pay, además, llegará a 26 nuevos países, sumándose así a los 11 (en total, 37 países podrán usar la plataforma de pagos móviles desde la muñeca). Por su parte, YouTube Music por fin tendrá app nativa para Wear, una de las ausencias más inexplicables desde el cierre de Play Music pues hasta el Apple Watch la tiene.

Aparte de lo mencionado, la actualización se enfocará en el terreno de la salud y la actividad física. La clave está en la tecnología de Fitbit, empresa que adquirió Google hace unos meses, especializada en pulseras cuantificadoras y smartwatches deportivos. Sin haber entrado en muchos detalles, han confirmado que se integrarán características que ya formaban parte de los desarrollos de Fitbit en Wear, como la monitorización de la salud o mensajes motivacionales.

El golpe de gracia es la colaboración con Samsung y la tecnología de Fitbit

Fitbit Sense Final Fitbit Sense, el smartwatch de salud más avanzado de la compañía. Cuenta con múltiples sensores, entre ellos ECG, de temperatura cutánea y óptico multirruta de frecuencia cardíaca.

Cada vez se van conociendo más detalles sobre los próximos smartphones que Google tendría intención de lanzar al mercado más adelante, antes de que acabe el año. Hace unos días se publicaron unos renders que, según la fuente, representan a la perfección el diseño que tendrán los Pixel 6 y Pixel 6 Pro. Junto a ellos volvió a aparecer el rumoreado Pixel Watch, el primer smartwatch desarrollado por la compañía bajo esta denominación.

Tras todas las novedades de la Google I/O sobre la plataforma Wear y la colaboración con Samsung, ya no resulta descabellado pensar que veremos en poco tiempo un reloj "inteligente" con el sello del gigante de Internet, y también un Samsung Galaxy con Wear. El punto fuerte de Apple es su ecosistema, el cual funciona bastante bien al poder controlar tanto el hardware como el software. Pero Google, poco a poco, también está perfeccionando el suyo, y cada vez es menos problema que cada fabricante implemente Android y Wear a su manera.

Que una marca tan potente como Samsung apueste por Wear y cese el desarrollo de Tizen en relojes "inteligentes" es un indicativo muy fuerte de la apuesta de Google por su plataforma. Al igual que en los smartphones, se quedarían dos grandes plataformas, la de Google y la de Apple. Y si ambas compañías desarrollan sus dispositivos mano a mano para que software y hardware encajen como un guante, estaríamos hablando de un "Apple Watch con Android".

Google Wear Final

Apple tiene claro que el futuro del Apple Watch y watchOS pasa por la salud y la actividad física, y así parece tenerlo también Google. Usar la tecnología de Fitbit para mejorar este campo y vitaminar la app Google Fit para un seguimiento más preciso era lo que necesitaba la plataforma para seguir avanzando y presentarse como una alternativa a considerar seriamente.

Y todo esto sincronizado con la cuenta de Google, la llave que abre las puertas de Gmail, YouTube y Google Drive. ¿Cambias de Pixel a un Samsung? Todo sincronizado. ¿Que es a un Xiaomi o OnePlus? Lo mismo. Incluso si se opta por un iPhone, podría seguirse usando casi con total normalidad (a excepción, posiblemente, de la instalación de nuevas apps y una personalización más profundidad en el smartwatch).

La competencia siempre es buena para el usuario, y lo que prometen Google y Samsung con la nueva actualización de Wear podría desembocar en una experiencia similar a la que ofrece Apple con su Apple Watch. Si hasta ahora el wearable de los de Cupertino era la referencia en salud y actividad física para los usuarios del día a día o perfil deportivo (pero sin llegar al de atleta, pues hay opciones como Garmin, Polar o Suunto más especializadas), quién sabe si será Google la que empiece a incorporar funciones revolucionarias como fueron en su día el ECG para electrocardiogramas en la muñeca o la detección de caídas.

Temas
Inicio