Compartir
Publicidad

El inmenso negocio del iPhone y los peligros que entraña

El inmenso negocio del iPhone y los peligros que entraña
46 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si la semana pasada analizábamos La caída del iPod en números, hoy le toca el turno a la otra cara de la moneda: el iPhone. Queda justo una semana para la tan esperada Keynote en la que es casi seguro que veamos al sucesor del iPhone, la niña bonita de Apple. Suele haber mucho interés en la renovación del producto estrella de Apple. El público entusiasta de la tecnología mira este evento y todo lo relacionado con él hasta el milímetro.

No hay que olvidar que también es muy importante para la propia Apple. En el último trimestre vendieron un total de 35,2 millones de unidades que supusieron más de 19.750 millones de dólares en ingresos. Hay que tener en cuenta que estas cifras corresponden a un trimestre en el que de manera lógica las ventas han caído con respecto al periodo navideño. Durante la pasada campaña de Navidad, Apple movió más de 51 millones de unidades generando casi 32.500 millones de dólares en ingresos. Una auténtica barbaridad.

A continuación veremos 3 gráficas que nos enseñarán cómo ha sido el desempeño del buque insignia de Apple a lo largo de su historia.

El rey indiscutible de las cuentas de Apple

iphone_1.1.png

La primera mitad de la gráfica apenas tiene sorpresas. El iPod comenzó a desafiar el dominio interno del Mac en la empresa hacia 2006 pero comenzó a ser perseguido de cerca por el iPhone en 2009. Fue ya en 2010 cuando el smartphone diseñado en Cupertino superó a las líneas de negocio del iPod y el Mac.

Entre 2010 y 2011 Apple consiguió duplicar la cantidad de iPhones que fabricaba y vendía al público, pasando de 20 a 40 millones de unidades en cada año respectivamente. El último tramo de la gráfica es una auténtica montaña rusa. Cada uno de los tres picos se corresponden con los lanzamientos del iPhone 4s, 5 y 5s, preparados de forma conveniente para la campaña navideña.

iphone_2.1.png

Esta segunda gráfica representa la media móvil de los ingresos trimestrales. La fórmula matemática suaviza tanto los picos como las caídas. En el caso del iPhone, entre los años fiscales 2011 y 2012 la curva tiene una pendiente muy pronunciada mientras que los años 2013 y 2014 esa inclinación baja un poco el ritmo. Es en este último periodo cuando se filtraron las famosas diapositivas de Apple con aquello de "los clientes quieren algo que no tenemos".

Al mismo tiempo que la demanda se ralentiza, aumentar la capacidad de producción de un terminal que se vende por decenas de millones todos los trimestres tampoco debe ser fácil. De forma regular nos suelen llegar noticias que afirman que la compañía de California estaría invirtiendo en sus propios proveedores para aumentar su capacidad.

Mención aparte merecen el iPad y el Mac. En el primer caso podemos observar perfectamente el estancamiento del iPad y la buena salud del ordenador personal de Apple, el cual sube lento pero constante.

iphone_3.png

Fue durante la keynote de presentación del iPhone original cuando Apple cambió su apellido Computer por Inc. (del inglés incorporated). Si alguna vez te preguntaste el porqué, no tienes más que mirar la gráfica de arriba. Apple y su negocio ya no dependía en exclusiva del Mac.

Si te fijas en la mitad derecha de la imagen, verás cómo ha ido creciendo la influencia del iPhone dentro de Apple. Hasta el punto en que supone más de la mitad de su negocio, tal como nos comentaba Miguel López hace unos días.

El riesgo de las vacas lecheras

5295516326_a974605eb1_b.jpg
La importancia que tiene el iPhone en Apple es un arma de doble filo. Por un lado, el hecho de que cada vez se vendan más terminales es motivo de celebración para la empresa. Pero por el otro le vuelve vulnerable al desempeño de este producto. Los mercados occidentales, con EEUU a la cabeza, llevan un tiempo dando signos de saturación.

La inminencia de la presentación de un wearable de Apple es vista por muchos como un dispositivo salvador. Algo destinado a sustituir en importancia al iPhone y diversificar de una vez por todas el polarizado portfolio de productos de Apple. Pero no es así. Ni va a serlo por mucho tiempo. Tal como lo decía Rene Ritchie en iMore:

[Este argumento] Es tan absurdo, tan sorprendentemente mal encaminado, ya que no hay un negocio tan grande como el iPhone, ni para Apple, ni para nadie más. Será así durante muchos años.

Viendo funcionalidades como Continuity presentadas en la WWDC, parece que Apple quiere presentar al iPhone como el centro de nuestra vida digital. Su terminal se situaría en el medio mientras interactúa con el iPad, Mac, coche, casa y muy pronto un wearable. Todo conectado a través de iCloud.

Volcando cada vez más valor dentro de su principal producto, Tim Cook espera mantener al iPhone competitivo. Y vender cada vez más, por supuesto. ¿Por qué ha elegido al iPhone como su centro y no a otro producto? Porque los smartphones son ubicuos, toda persona alrededor del mundo acabará teniendo uno en su bolsillo. Algo que no ha ocurrido con ningún otro producto de electrónica de consumo en la historia de la humanidad.

En Applesfera | Algo especial va a ocurrir: Apple construye una estructura de tres pisos en el recinto de la keynote y iPhone 6, todo lo que sabemos hasta el momento.

Imágenes | iPhone 5S de Kārlis Dambrāns y Risk - Onyx Edition de Derek Gavey.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio