Compartir
Publicidad

Qué pueden enseñarnos las versiones 1.0 de los productos de Apple sobre el Apple Watch

Qué pueden enseñarnos las versiones 1.0 de los productos de Apple sobre el Apple Watch
81 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ha pasado más de una semana desde que vimos el nuevo producto de Apple: el Apple Watch. Ha llegado un punto en el que tenemos varias categorías que en su momento fueron nuevas para Apple y de las que podemos buscar patrones o sacar algunas lecciones. Tal vez así podamos entender mejor qué es el Apple Watch y hacia quién va dirigido este producto.

Hoy vamos a echar la vista atrás y fijarnos en los lanzamientos del iPod, el iPhone y el iPad. Sus primeros modelos, los avances y carencias que integraban además de la acogida que tuvo entre el público y competencia.

iPod, la primera aventura fuera del paraguas del Mac

96169325_a790175ec5_o.jpg
Apple convocó a la prensa a un evento que se salía de la norma a finales de 2001. Al cabo de unos minutos, Steve Jobs se sacó literalmente del bolsillo el reproductor en el que había estado trabajando su compañía: el iPod. Acompañó el gesto con la ya mítica frase de "1.000 canciones en tu bolsillo".

Al contrario de lo que se piensa, el iPod no fue un éxito inmediato de ventas. Es más, le llevó unos 4 años "explotar" en ventas y volverse un producto masivo. Algunas de las razones que explican su lento progreso fueron su elevado precio, su conectividad Firewire y el hecho de que iTunes (necesario para gestionar y adquirir música) fuera un programa para Mac. Estos inconvenientes fueron limados con el tiempo. El precio bajó y la gama se abrió, se incorporó el conector de 30 pines y el USB como conexiones y iTunes ganó una versión para Windows a finales de 2003.

Pero lo más curioso de todo fue la dividida reacción del público que siguió el lanzamiento. Applesfera aún no existía por aquel entonces, por lo que hay que fijarse en lo que se dijo en MacRumors ese día:

  • "Me esperaba algo más".
  • "Genial, justo lo que el mundo necesita, otro maldito MP3".
  • "¡No me lo puedo creer! ¿Todo este hype por algo tan ridículo?"
3732716053_07f9b91d18_b.jpg

Pocos comprendieron a una Apple saliéndose de su tiesto

Aunque por supuesto había comentarios alabando el producto. La competencia no comenzó a prestarle atención hasta pasados unos años, cuando ya su éxito no tenía marcha atrás. Muchos esperaban que Microsoft irrumpiera en el mercado del MP3 y así hizo con Zune. El problema es que tardó 5 años en presentar su propuesta, para darle la patada otros 5 años después de nacer.

El iPod acabó sufriendo una muerte lenta pero no de manos de la competencia sino de su propio creador. Apple ha dejado de fabricar el iPod Classic desde hace unos días y el futuro de esta gama es incierto.

El iPhone original que desató una tormenta

La famosa frase "tres dispositivos en uno" pronunciada por Jobs en el escenario acabó desatando las risas de los asistentes. Creo que es la keynote que más asombró al público, ya que fue la primera vez que se mostró el scroll con inercia del iPhone. Aquí sí, en Applesfera os contamos cómo era tener este dispositivo día a día.

Sin embargo, tal y como resaltaba Pedro Aznar en ese artículo, el iPhone original tenía carencias. Algunas tan clamorosas como la ausencia de MMS, grabación de video o las restricciones del bluetooth. Pero no evitó que todo el mundo se olvidara de eso al ver una interfaz tan revolucionaria montada sobre la tecnología multitouch del iPhone.

Su verdadero impacto no comenzó a sentirse hasta un año después, cuando Apple presentó la App Store e introdujo la posibilidad de descargarse software de terceros. Además, se solucionaron muchos inconvenientes de la primera generación.

steve-jobs-iphone-keynote-cita-wayne-gretzky.jpg

Apple aseguraba estar patinando hacia donde el disco iba a estar, no donde estaba ahora. Es por eso que competidores como RIM (ahora BlackBerry) sufrieron un auténtico ataque de pánico interno. Pensaban que era imposible la existencia de una pantalla así sin un procesador que devorase la batería. Su sorpresa fue aún mayor cuando desarmaron uno de estos terminales y vieron cómo era básicamente "una diminuta placa lógica pegada a una batería".

La vieja guardia del smartphone de entonces fue ampliamente superada por el iPhone original provocando un seísmo en la industria.

El iPad, impulsor del mercado del tablet

4601751897_3c32987fe6_b.jpg
Una presentación distinta fue la del tablet de Apple. La recepción de la prensa especializada no fue positiva y eso decepcionó al propio Jobs, incluso a Jony Ive. Los medios y los aficionados a la tecnología se empeñaban en señalar sus carencias: sin USB, flash, GPS (sólo en versión 3G), multitarea, cámaras, HDMI, y teclado. Sin ver qué era lo que sí aportaba: un sistema operativo muy intuitivo y rápido en una pantalla enorme.

A pesar de todo, el mercado decidió votar Sí al iPad. Se vendieron casi 15 millones de unidades en el primer año, 5 veces más de lo que habían augurado los analistas. Además se solucionaron algunos de sus problemas iniciales como la multitarea con la actualización de iOS o las cámaras en su siguiente generación.

Sus comienzos no fueron fáciles, pero acabó demostrando a todo el mundo la validez de esta nueva plataforma. Incluso Microsoft decidió adaptar su famosa suite ofimática a este formato. Aunque recientemente está atravesando un bache en las ventas que podría explicarse por los ciclos de renovación del iPad. Un motivo por el que muchos vuelven a cuestionar la existencia de este formato, señalando todas las cosas que aún hoy le faltan.

El Apple Watch, para desarrolladores y el mundo de la moda

captura_de_pantalla_2014-09-22_a_la(s)_12.03.07-2.png
Llegamos al Apple Watch, el primer producto de la era Cook. Todos los ojos están puestos en él ya que muchos creen que será la prueba definitiva sobre si la innovación sigue viva en Cupertino. La compañía ha alimentado el hype por este producto hasta cotas nunca vistas, llamándolo un producto histórico. Una categoría que inaugura una nueva etapa en el futuro de Apple.

La presentación donde vio la luz el reloj de Apple pareció más bien una WWDC 2.0. Una vez terminaron de hablar de los nuevos iPhones y de Apple Pay, cambió el registro de la keynote. Cook y compañía parecían estar hablando para los desarrolladores y las decenas de periodistas de moda que asistieron al evento, no para el público entusiasta de la tecnología. Acompañaron el evento con un SDK y una App Store propia para que los desarrolladores calienten motores.

En mi opinión, los smartwatches todavía tienen que demostrar su razón de ser. Puede que sea porque se trata del primer dispositivo de la compañía californiana en el que su apariencia y diseño son más importantes que su utilidad. Así son las joyas y la alta relojería. Unos bienes que se compran precisamente porque son caros.

captura_de_pantalla_2014-09-22_a_la(s)_12.20.22.png

¿Somos nosotros el público objetivo del Apple Watch?

Sin embargo, los aficionados a la tecnología deberíamos asumir que tal vez nosotros no seamos el público objetivo de este dispositivo. Mientras nosotros nos enzarzamos en discusiones sobre su duración de la batería, su elevadísimo precio, su falta de GPS o que se necesite un iPhone para algunas funcionalidades, el verdadero público objetivo verá el Watch por lo que es, no por lo que le falta. Igual que ocurrió con el iPod, el iPhone y el iPad.

Si hay algo que Apple ha demostrado es que ellos hacen productos para el consumidor regular. Un tipo de cliente muy diferente de nosotros, los que leemos blogs de tecnología. Patina hacia donde va a estar el disco, no hacia donde está ahora. Que no entendamos este producto no significa que nadie más sea capaz de ver su atractivo. El mercado de lujo en el que quiere meterse Apple funciona de una manera totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados. Apenas hemos visto una porción de los planes del Watch, habrá que esperar su llegada al mercado para verlos al completo.

En Applesfera | Las mil caras del Apple Watch.

Imágenes | iPad de Jared Earle, eBay Black Zune 30 de Jon-Paul LeClair y introduction of the Original iPod de Nobuyuki Hayashi.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio